Escribo este artículo en relación a las dudas e incertidumbres que se me plantean, y me costa que a más accionistas, en relación al punto 10 de la junta de accionistas de Smart social y que dice:

-Elevación de las cifras de capital inicial y capital estatutario máximo de la sociedad. Modificación en su caso del artículo quinto de los Estatutos Sociales.

En mi humilde opinión este asunto me genera muchas dudas pues consideró que se va en contra de los principios que consideró tienen nuestra Sicav. Sería más interesante abrir un debate si es eso lo que queremos los accionistas o es más lo que puede querer la sociedad gestora. Para ellos es evidente que más volumen genera más comisiones y para los accionistas  y andoni menos control de esta. También lo es que las posibles ventajas que un aumento de capital genere en los accionistas está por ver y no está en la orden del día. Además esas posibles rebajas en comisiones serían tan bajas que no afectarían prácticamente nada en los valores liquidativos, además ya tenemos comisiones muy competitivas.

Por otro lado me surge la duda de hacia dónde va nuestra Sicav con esta ampliación. Nos hacemos parte del sistema o nos seguimos manteniendo a parte de él. Hemos roto muchos esquemas para mantenernos fuera pero ahora irremediablemente nos metemos en el. El beneficio de la Sicav debe ser de los pequeños accionistas, no digo solo de los actuales, pero sí de los pequeños, no de los grandes ni de las gestoras. Si vemos las cifras de crecimiento del número de partícipes y del volumen gestionado nos daremos cuenta que últimamente la cifra de  accionistas crece muy por debajo del volumen gestionado. Es evidente de que ya están entrando manos fuertes con quizá medio o un millón de euros. Me preocupa que nos pleguemos a sus presiones, e influencias y que poco a poco 700 accionistas pasemos de tener el 90% como era al principio, a tener ahora no creo que más del 50% y si ampliamos capital pues en breve un 30% y luego seamos un 10% cuando ya entrén en serio las manos fuertes. Mi condición de entrada en esta Sicav no fue convertirme en un mariachi y por este camino me preocupa que nosotros, digo esos 700 por estimación, acabemos teniendo un peso mínimo y siendo absorbidos por "el sistema".

En mi condición de accionista mi voto en este punto es desestimarlo claramente y abrir un debate sobre cómo crecer orgánicamente sin limitar las posibilidades de aumento de los pequeños accionistas para que podamos seguir aportando. Creo que se deben valorar diferentes posibilidades de crecimiento controlado en nuestro beneficio y de otra manera a la planteada. No digo mantener el máximo en esos 24 millones, podemos crecer, pero plantearlo de manera que seamos TODOS los que decidimos y no una gestora que debe velar por nuestros intereses, no primando solo los suyos. Esto lo hemos creado nosotros, con un esfuerzo que empezó hace muchos años y así debería seguir siendo. Debemos seguir rompiendo moldes, no adaptarnos al sistema, crecer orgánicamente es más sano y seguir siendo independientes más importante que plegarse al sistema.