Por la traducción al español, las DAO u  Organizaciones Autónomas Descentralizadas son Start-Ups que buscan establecer plataformas donde cada uno de sus miembros pueda desarrollar y ejecutar aplicaciones que les permitan beneficiarse tanto de forma individual como colectiva.

Al ser descentralizadas y autónomas, no existe un ente que ejerza autoridad sobre la ejecución de las aplicaciones o sobre la DAO misma. Con lo cual todos los acuerdos suscritos y ejecutados por los miembros de la organización autónoma descentralizada, estarán regidos por una única “autoridad”: el código ( Software escrito en el idioma universal, el informático).

Las DAO presentan una alternativa de gobernabilidad independiente de la influencia humana, dejándola en manos de algo mucho más simple, transparente y confiable como lo son los contratos inteligentes; unas líneas de código abierto que todos los usuarios podrán revisar y decidir si están de acuerdo, o no, antes de proceder a su ejecución.

Las DAO: van mucho más allá de las criptomonedas  o las aplicaciones financieras y elevan el debate hacia otros ámbitos, como lo es la gobernabilidad autónoma basada en los contratos inteligentes.

Las organizaciones autónomas descentralizadas colocan el poder en los miembros participantes, quienes pueden presentar propuestas a la comunidad y, luego contar con la aprobación de otros miembros, éstas se ejecutarán de forma automática siguiendo los lineamientos que previamente han sido aprobados por las partes involucradas y establecidos en el programa de software.

Cada miembro del DAO puede ser un “Contratista” y presentar a la comunidad una “Propuesta” con la cual ofrezca una solución atractiva (una aplicación para comprar cualquier producto en línea, por ejemplo). Una vez que los usuarios hayan aprobado los detalles establecidos en la propuesta a través del proceso de votación, la ejecución de ésta se llevará a cabo y será regida de forma autónoma e inteligente por el código previamente establecido.

Imaginemos una serie de usuarios que decida comerciar un producto (aceite) entre ellos, pero que necesitan fijar ciertas condiciones como la ubicación geográfica, tipos de materia prima (variedades de aceitunas), refinado del producto final, acidez y otras... para establecer el costo de cada botella. Todo esto se podría establecer en un contrato legal en el que se especifiquen todos los detalles y cada una de las partes esté de acuerdo.

Pero con una DAO esos usuarios pueden ir más allá. El contrato puede ser registrado de forma inalterable en la BlockChain de Ethereum, al mismo tiempo que pueden emplear la criptomoneda de la plataforma (Ether) o el token creado a través de esta en una DAICO para realizar los pagos, creando una DAC.io. (Compañía Autónoma descentralizada.io)

Todo ello sin necesidad de emplear servicios de notarios o de bancos, además de tener la plena confianza de que las condiciones establecidas no serán alteradas por alguna decisión arbitraria o condescendiente con algún miembro.

Y si por ejemplo queremos añadir otras características como el aumento del valor de cada botella de acuerdo a la temporada del año, la venta de un aceite en específico en fechas especiales o dependiendo de cómo venga la cosecha de aceitunas ese año; podemos automatizar el contrato y convertirlo en un programa de software que se ejecute de forma autónoma y realice los pagos correspondientes de las carteras de los usuarios involucrados.

Nuevamente, una DAO permite la ejecución de acuerdos entre individuos de forma inteligente. Sin intervención de un ente central, tan solo con la ejecución de una propuesta de código que ha sido previamente autorizada por cada uno de los participantes. Una forma de gobernabilidad realmente descentralizada y sobre todo, autónoma.

 

Cuando la humanidad no conoce todavía a BlockChain y las criptomonedas de forma masiva, ya se están desarrollando aplicaciones que van más allá del campo financiero.

Con la ayuda de estas tecnologías se han conformado sistemas autorregulados autónomos de los gobiernos, los cuales han comenzado a desenvolverse bajo sus propias reglas por lo que para los legisladores este es un problema interesante que incluso ha superado los límites de la ley actual y debería tenerse que estudiar intelectualmente y en profundidad entre todas las partes pues las ideas que promueve son realmente innovadores y disruptivas antes las actuales estructuras de poder.

 

Me parece también que las DAO son una muestra muy importante de lo que la humanidad puede desarrollar al unir las herramientas de la criptografía, las redes peer-to-peer, el código abierto y colocarlas al servicio de la descentralización de sus miembros y la autonomía de la comunidad que conforman y junto con BlockChain (las DAOs y los Smart Contract) que siguen evolucionando  (DAICOs),no solo en forma técnica, sino expandiendo los horizontes a los cuales la tecnología puede llevarnos y generando nuevos paradigmas que hoy no solo luchan por la descentralización financiara, sino también por nuevos esquemas de gobernabilidad.

 

Ya he comentado que las cadenas de bloques (block-chains) fueron el cimiento de las criptomonedas y de ahí derivan las organizaciones autónomas descentralizadas (DAOs) Pero no ofrecen sólo eso pues con la plataforma Ethereum y su lenguaje de programación SOLIDITY para crear aplicaciones basadas en la cadena de bloques abre las posibilidades a una plétora de servicios: sistemas de identificación digital, transacciones financieras, mercados predictivos, mecanismos de voto, gestión de organizaciones y empresas, aseguradoras, notarias...Allá donde se establezca un contrato, los contratos inteligentes pueden tomar el relevo. 

De la unión de DAO e ICO se han creado las DAICOs que pueden usar las corporaciones  o empresas para evolucionar a una DAC.io o  (Compañía Autónoma Descentralizada) no tiene por qué ser diferente a una Doc.com Y de hecho, a priori serían entes benevolentes, cuidadosos, respetuosos, puesto que su principio elemental es garantizar la confianza pues como la cadena de bloques es visible a público y participantes, sería bastante impopular que las operaciones de la DAC.io fueran obviamente dañinas.

Entonces, ¿esa transparencia es un freno o un aliciente a su aparición? ¿Hasta qué punto eso impide que surjan gigantes Dac.io ?

A la primera cuestión, creo que es un aliciente. Cuando invierto  en una empresa quiero conocer cómo se regula, qué implicaciones adicionales tiene al objetivo de hacer dinero, qué la hace atractiva para mi y podría hacerla atractiva para otros.

Y a la segunda 

 

    1.    Una DAC.io debería obedecer siempre sus principios de diseño.

    2.    Una DAC.io nunca cambiaría sus principios sin el consentimiento de sus dueños poseedores de sus Token (accionistas) , excepto cuando tal cambio entre en conflicto con la primera ley.

    3.    Una DAC.io debería  proteger su propia existencia, siempre y cuando no entre en conflicto con las dos primeras leyes.

En última instancia, quienes ostentan el control son los Tokenistas ( poseedores de los Token a modo de accionistas) pues para esto, la cadena de bloques de Ethereum ofrece una muy buena solución.

Ethereum, es una plataforma ideal para crear DACs, DAOs, ICOs y como ahora propone DAICOs como la última y mejor evolución de lo que ya nos ha demostrado, desarrollando un mecanismo de democracia líquida por medio de su cadena de bloques. Donde la idea consiste en que el individuo puede hacer propuestas, votar directamente sobre cada decisión, o bien puede delegar en un experto de su confianza recuperando el voto delegado en el momento que desee y así, Ethereum  ofrece poder crear compañías con coste mínimo, objetivos bien definidos, alta participación, y transparencia. Son estimulantes a la hora de hacer inversiones iniciales, pues se espera que cuando las DAC.io empiecen a operar sus monedas internas se revaloricen por los los beneficios de sus productos o servicios como cualquier otra corporación pero sin someternos, sino cediendo el control al piloto automático. Automatización no sólo para los peldaños inferiores de la jerarquía sino Democratización absoluta, como Dice Buterin: “¿Y si, con el poder de la información actual pudiéramos codificar el propósito (de la empresa) en código; es decir, crear un contrato inviolable que genere beneficios, pague a la gente por realizar ciertas funciones, y encuentre un hardware en el que correr ella misma, sin ninguna necesidad de dirección humana?”.

 

Y todo gracias a BlockChain basado en  la criptografía de clave pública las cuales y para quienes principalmente sus desarrolladores que  cuya meta era crear un software que permitiera a los individuos la comunicación segura en la red son los que han permitido crear este nuevo concepto de empresa con una gestión automatizada en la que los beneficios se distribuirían de manera sistematizada entre los socios, que no tendrían ni que conocerse.

 

Esta es la filosofía que se respira en el sistema ‘BlockChain’ y sobre el que se construyó la primera Decentralized Autonomous Organization (DAO) u Organización Autónoma Descentralizada. La idea básica sobre la que se asienta DAO es la de crear entidades que viven encima y paralelamente de Internet;  en BlockChain y existan autónomamente ¿Sin ningún tipo de intervención humana? Bueno, no. El concepto de DAOs admite la acción humana en tanto en cuanto no exista tecnología capaz de sustituirla.

 

Las DAOs se parecen a las sociedades capital en el hecho de que son ‘organizaciones’ que  gestionan un patrimonio aplicándolo a un fin. Hasta ahí, todo parecido entre ellas, pero este nuevo tipo de organización descentralizada se sostiene sobre una arquitectura de contratos inteligentes, cuentan con una gestión automatizada y están formadas por un número indefinido de ‘participantes’ (socios) los cuales no tienen por qué conocerse, necesariamente.

La idea de confluir en una sociedad de capital con socios desconocidos genera escalofríos en cualquier empresario tradicional, pero en el mundo ‘BlockChain’, es casi lo lógico, pues la estructura de las DAOs (y básicamente todo el ecosistema está pensada para que la confianza no sea un elemento imprescindible. Por eso si se explica la DAO con el ejemplo del aceite expuesto anteriormente creo que  resulta más fácil apreciar sus ventajas.

 

Igualmente se podrían hacer consultas con una respuesta de si o no a determinada decisión, que además, una vez aprobada, se ejecutaría automáticamente. De esta forma, estos ‘holders’ o poseedores de Token (accionistas que recordemos, no tienen por qué conocerse) recibirían sus ganancias y votarían democráticamente en la gestión de la DAO. Este modelo facilita, por ejemplo, contar con socios procedentes de cualquier lugar del mundo sin los costes que ello supone en nuestro sistema societario actual.

 

Familiaricemonos con conceptos  que hacen pensar en la información flotando por una Nebulosa. Comenzamos ya hace años a vivir pensado en la nube como lugar de almacenamiento de información de Internet, pasando después a la niebla; donde esa información pasó de estar en un servidor central remoto a estar repartida por varios servidores con partes de una misma información para diversificar el riesgo de hackeo y diferentes peligros o imprevistos que pudieran poner en riesgo la información (la Niebla de la Nube de Internet). Pues ahora con BlockChain tendremos esa y toda nuestra información en nuestro poder e infinitamente redundada en todas y cada y una de las máquinas de la red Máquina Virtual BlockChain o BVM-B ; En la Nebulosa de BlockChain y de forma totalmente Descentralizada.