ConectaCapital

http://conectacapital.com

Madrid. Madrid.

Asociarse ayudará al asesor a superar Mifid II (Publicado en revista Inversion & Finanzas nº1014 del 01 al 07 de julio de 2016)


Escrito 4 Jul 16

Antonio Castilla, socio director de Conecta Capital, se ha inspirado en un refrán español, ‘La unión hace la fuerza’, para desarrollar una idea pionera en España: promover el asociacionismo de los profesionales del sector financiero bajo la marca Conecta Capital para hacer frente a las exigencias de Mifid II.

VER PUBLICACION EN REVISTA PDF PINCHAR AQUI

La implantación de Mifid II, en enero de 2018, obligará a los profesionales del sector financiero, tanto agentes como Eafis, a adaptar sus negocios a los requerimientos regulatorios y administrativos de la directiva y a una reducción de los márgenes de intermediación. Para afrontar esta situación, Antonio Castilla ha puesto en marcha un proyecto precursor en España. Consiste en que estos profesionales se asocien bajo una misma identidad corporativa, Conecta Capital, para crear unidades de negocio más fuertes.

«Lo que se constituye con Conecta Capital es un modelo de negocio que une a profesionales independientes en una misma marca para hacerse más fuertes y acometer con mayor garantía los nuevos marcos regulatorios. Además contarán con departamentos de administración, comercial, marketing, comunicación y cumplimiento normativo, que les permitirán generar mayor negocio», afirma Castilla.

El proyecto se desarrolla a través de Conecta Capital, compañía a la que se asocian los financieros y, sin perder su independencia respecto a su cartera de clientes, hacen suyo el ‘know how’ de la empresa, «amparándose en un modelo de negocio consolidado y en una imagen corporativa propia», añade su socio director.

La compañía, que ya cuenta con siete asociados: tres en Sevilla, uno en Zaragoza, otro en Albacete y dos en Madrid, se encuentra inmersa en un proceso de selección de nuevos asociados. Estos tienen que tener un perfil muy concreto y cumplir determinados requisitos como: ser profesionales del sector financiero, estar interesados en constituirse como profesionales independientes para prestar servicios de planificación financiera y gestión patrimonial, deben tener conocimientos acreditados en banca privada y banca de inversión y una cartera que les sustente para vivir de esta actividad, con un patrimonio bajo gestión de entre tres y cuatro millones de euros.

Castilla se ha propuesto como objetivo para finales de año tener unos 12 socios dentro de la estructura de Conecta Capital y para enero de 2018, cuando se implante Mifid II, prevé tener unos 24 asociados, con un patrimonio bajo gestión de unos 200 millones de euros.

Reconoce que, hasta ahora, había poco interés por parte de los financieros en el proyecto, pero tras conocer las exigencias de Mifid II y la reestructuración que se está produciendo en el sector, el interés ha aumentado.

«Se han dado cuenta de que iniciativas como la nuestra pueden permitirles seguir con su profesión». 

Cree que en España se huye del asociacionismo. «Hay profesionales que piensan que estructuras como la nuestra pretenden quitarles el negocio y nada más lejos de la realidad, lo que pretendemos es ayudarles porque hacer grupo y aprovechar sinergias les beneficia. En Conecta Capital los clientes de los asociados son suyos».

PROCESO ASOCIATIVO 

Cuando un profesional decide entrar en Conecta Capital se convierte en socio de pleno derecho y se firma un contrato con las obligaciones de la empresa y del asociado. Esta condición le permitirá contar con todo el ‘know how’ de la sociedad y aprovechar las relaciones que mantiene con diversas entidades, siendo la más importante Andbank como agente financiero.

En el contrato aparecen las retribuciones por las gestiones que el asociado haga con sus clientes y con sus referencias. En función del volumen de patrimonio bajo gestión y de la implicación y los conocimientos que cada uno tenga, se pueden renegociar unas condiciones mejores, pero las de partida son comunes para todos. «Se trata del margen de intermediación que cada producto financiero tiene y el asociado se lleva el 40 por ciento», informa Castilla.

Añade que con su modelo de negocio pretende conseguir un patrimonio bajo gestión suficiente para que, «de cara a unos años, veamos la posibilidad de constituirnos como agencia de valores». Pero, por ahora, su objetivo es que los financieros se asocien para que puedan seguir ejerciendo su trabajo, porque con Mifid II, «o se unen a modelos de negocio como el nuestro, que, aunque son más pequeños, les permitan continuar con su profesión o si siguen solos tendrán que abandonar su actividad». Concluye que, en ocasiones, «más vale ser cola de león que cabeza de ratón».

Autora:

Esther García López @esthergarcia66

Revista Inversion & finanzas

Finanzas.com


Comentarios