Los casos de mala praxis por parte de algunos profesionales del sector se han multiplicado y han abierto una gran brecha con los clientes.  Productos de riesgo que no se explicaban bien, hipotecas que no adaptaban al perfil del contratante.

Todo esto nos tiene que servir de enseñanza para corregir conductas y formas de actuación. Pero debemos empezar por el principio.  Los profesionales del sector tienen que entender al detalle de los productos financieros,  para poder trasladar así a sus clientes la conveniencia o no de contratar un producto determinado y cuáles son las alternativas de inversión, siempre dependiendo de su perfil e intereses.

Leer máshttp://conectacapital.com/Blog/?p=577

Andrea Carreras-Candi. Directora de EFPA España