Allá por el 2004 Jeremy Siegel y Schwartz publicaron el estudio “The long term returns on the original S&P 500 firms” que posiblemente ya conozcáis muchos de vosotros y que además que ya se ha comentado por nuestras tierras aquí:  http://www.rankia.com/blog/acciones-largo-plazo/2260787-por-que-sigo-estrategia-buy-hold-iv-rompiendo-todos-esquemas

Simplemente os comento en forma resumida los resultados.

En él comparaba el índice S&P 500 desde su creación en 1957 hasta el 2003 frente al Buy & Hold de las empresas que lo componían en sus inicios. Esto fue lo que halló:

S&P 500: 10,85%

Buy & Hold Value Weighted (ponderando como el índice, por capitalización bursátil): 11,40%

Buy & Hold Equal Weighted: 12,14%

No está nada mal la rentabilidad del buy & hold, sobre todo teniendo en cuenta que el esfuerzo que exigía básicamente era no hacer nada.

Conviene tener también presentes un par de cuestiones:

La rentabilidad sobre el índice no es algo que se hubiera obtenido de forma regular, sin altibajos. De hecho, en el punto álgido de la burbuja tecnológica, la estrategia Buy & Hold Value Weighted tuvo un momento en el que llegó a estar por debajo del índice, después de más de 40 años desde su inicio. Con el pinchazo de la burbuja, volvió por sus fueros.

La segunda cuestión es que no creo que los números fueran tan buenos si esto mismo se hubiera hecho en el mercado europeo. Y sospecho tal cosa porque en el largo plazo la superior rentabilidad de los índices Equal Weighted sobre los Value Weighted ha sido mayor en USA que en Europa.