Aunque André Kostalonay es, como él se denomina, un especulador, también nos deja enseñanzas que están en la línea del Value Investing. Estas son algunas de ellas:

1.- No es necesario saberlo todo (balances, dividendos, etc) sino entenderlo todo.

2.- Hay que ir contra la tendencia y no correr tras ella.

3.- Quien no tiene acciones cuando la cotización retrocede, tampoco las tendrá cuando suba.

4.- Hay que tener miedo siempre pero no aterrarse.

5.- El conocimiento de la bolsa es lo que queda una vez se han olvidado todos los detalles.

6.- Lo que todo el mundo sabe de la bolsa a mí ya no me interesa.

7.- ¿Por qué le van bien las cosas al experto en inversiones con experiencia y consciente de su responsabilidad? Porque no tiene competencia.

8.- Tener ideas no basta; realizarlas es más importante, pero para ello hace falta valor.

9.- Es un desatino, y hasta resulta perjudicial observar ininterrumpidamente las cotizaciones, calcular cuando se ha perdido o se ha ganado. Cuando se está convencido de la certeza de la inversión realizada, hay que permanecer fiel, ser firme, duro, y tener paciencia.

10.- Los únicos testigos que prueban el éxito de un inversor de bolsa son sus herederos.

11.- Se puede ganar, se puede vender, pero recuperar lo perdido es imposible.

12.- Antes de haber podido comprender e incluso dominar un poco la bolsa, es preciso haber pagado el aprendizaje con mucho dinero.

13.- En sus relaciones la bolsa se comporta con frecuencia como un borracho llora con las buenas noticias, y se ríe con las malas.