Avion

Todos los grandes traders se caracterizan por ser capaces de tomar decisiones de entrada o salida del mercado sin temor ni exceso de confianza. Es lo que Mark Douglas denomina “Trading en la Zona” y supone un equilibrio delicado entre dos emociones que afectan nuestro juicio, y que pueden ser igual de destructivas.

Como instructor de vuelo sé que ambas emociones también son peligrosas cuando se pilota una aeronave y, es por ello que, cualquier programa de formación de pilotos adecuado consta de un entrenamiento exhaustivo, tanto en simuladores de vuelo como en real, en el que se repiten una y otra vez procedimientos de emergencia  e incidencias de todo tipo. De esta manera cuando nos enfrentemos con emergencias reales nuestras reacciones serán precisas y libres de emociones.
Gracias al entrenamiento se han condicionado en nuestra mente una serie de respuestas automáticas y sabemos exactamente lo que hay que hacer, sin que nuestras emociones más naturales nos paralicen.
Si queremos alcanzar la consistencia en el trading es deseable alcanzar el mismo estado mental cuando ejecutamos nuestras entradas y salidas que el buen comandante tomando las decisiones adecuadas sin dudarlo. Conseguirlo requiere trabajo y experiencia, pero podemos escoger el camino adecuado para acelerar nuestro aprendizaje.
En el trading nuestro simulador de vuelo es el backtesting, y su trabajo constante y periódico irá forjando nuestra confianza como traders. De esta manera la próxima vez que el precio vaya en nuestra contra nuestras emociones no afectarán nuestra capacidad de tomar decisiones, y seguiremos pensando en términos de probabilidades, manteniendo nuestra confianza intacta.
Después de muchas horas de vuelo y trabajo se consigue la suficiente confianza como para pilotar nuestro trading con mano firme. ¿Quieres ser comandante de tu trading o prefieres ser pasajero de tus emociones?¿Cuándo entraste en el simulador la última vez?
“Nunca le ha servido a nadie la experiencia de otros”
André Massena (1758-1817). Militar francés y uno de los colaboradores más eficaces de Napoleón
Por Yuri Rabassa, colaborador de FXforaliving