Como usted ya sabe al mercado lo mueve el dinero. Y aunque en cada operación hay un comprador por cada vendedor, la diferencia entre la agresividad de unos y otros es lo que determina que los precios suban o bajen.

A todos nos enseñaron (políticos incluidos) que ambas partes generan un flujo neto de compras o ventas en función de dos factores:

  • La macroeconomía: Cómo va el país en términos de PIB, tipos de interés, desempleo, inflación, etc.
  • La microeconomía: Cómo van las empresas que lo componen en términos de ventas, márgenes, endeudamiento, rentabilidad, etc.

Sin embargo desde la crisis financiera las cosas han cambiado: Tenemos un nuevo comprador de una gran agresividad, que es el sector público a través de distintos organismos: la Fed, el BoE, el BCE, el BoJ… y básicamente ninguno tiene ninguna experiencia en una situación como ésta, ya que es totalmente inédita (aunque haya habido situaciones parecidas).

Como no tienen experiencia, las consecuencias de generar un estímulo monetario tan brutal son totalmente desconocidas a medio plazo (para ellos y para nosotros), pero a corto plazo son muy claras:

  1. Si la economía es “rentable”, es decir, sabe qué hacer con el dinero inyectado: Se crea valor, se crea empleo y se vuelve a un crecimiento sano basado en inversión y consumo, aunque con daños sociales colaterales (sin restarles importancia). Esto es EEUU, y en menor medida UK (su economía está demasiado concentrada).
  2. Si la economía no es rentable tan sólo se penalizará el ahorro, el dinero se irá a los sumideros habituales en forma de gasto y consumo (en el mejor de los casos) y la diferencia entre las empresas con acceso al crédito y el resto se volverá cada vez más insostenible. Y si ha pensado en España, le recomiendo que piense en Francia también.

Y por eso si nos ceñimos a los mercados y recordamos que Europa tiene unas enormes diferencias entre países A y países B, lo más probable es que ocurra lo siguiente:

  • Las bolsas: subirán, nos lo creamos o no.
  • La renta fija: se moverá feliz en tires negativas, y nos costará dinero prestar (¿!!!)
  • El mundo real: Las diferencias entre empresas cotizadas y la realidad de la calle se volverá ridícula. Por cuantificar, esto significa que los márgenes financieros pueden ser del doble entre unas y otras.

Así que como decíamos, al mercado lo mueve el dinero. Y como técnicamente un deudor que puede imprimir su propio dinero no puede quebrar (bancos centrales), tenemos cuerda para rato. 

Alejandro Martínez.