EduPedreira

Banca Privada. Efpa III EFP: EUROPEAN FINANCIAL PLANNING

Barcelona. Barcelona. ESPAÑA.

Lo difícil es...


Escrito 18 Jan 16

 

“LO DIFÍCIL ES QUE USTED SIGA ESTE CONSEJO.”

 

Esta fue la frase que más me impresionó en mi reciente repaso a “El inversor inteligente”, los consejos de Ben Graham son sencillos de entender para una analista de nivel medio, y sus secretos hace casi un siglo que son visibles a plena luz del día, pero no son fáciles de aplicar.

 

Un concepto elemental, como el que las acciones son más arriesgadas conforme su cotización aumenta y menos peligrosas cuando su cotización desciende, parece que te obliga a ir contracorriente estos días.

Merced a la caída de las cotizaciones nos encontramos en un momento probablemente más seguro que semanas atrás, es un momento más sensato para crear una cartera, un patrimonio a futuro.

 

Acerca de las incertidumbres que nos asolan, debemos reconocer que éstas siempre han existido, en todas las épocas y momentos. A posteriori quizás nos parecen menores, pero siempre han estado ahí para hacer dudar al inversor. El futuro no admite precisión, siempre nos sorprende y debe seguir siendo de esta manera. Ser agorero pocas veces sale bien, y aunque alguno puntualmente haya vendido muchos libros, en la siguiente ocasión suele errar la predicción. Para analizar empresas debemos superar la adicción a la predicción, ser humildes respecto a la capacidad de previsión, y simplemente no tratar de predecir lo impredecible.

 

Si como afirma Jason Zweig “la mayoría de CFA pasa por alto las enseñanzas de Graham” , me pregunto que no pasará con el resto. Suponiendo que lo anterior es cierto, la hipótesis del mercado eficiente quedaría ampliamente refutada y las oportunidades al alcance de la mano de un inversor temperamentalmente estable, de un analista que sepa controlar sus emociones seguirán apareciendo periódicamente.

 

Por último y en un plano menos teórico, pienso que el año 2015 en la renta variable americana ha sido un año bastante “growth”. Grandes subidas en la capitalización de empresas como Google, Facebook, Amazon o Netflix han hecho que se desmarquen de valores considerados más “value”.

Incluso artículos en importantes diarios han remarcado el “mal” año del conglomerado de Warren Buffet respecto al S&P 500, pero si consideramos que tres de las cuatro empresas tecnológicas de alto crecimiento que menciono están entre las diez de mayor capitalización bursátil del índice, no obviemos que este hecho condiciona sin duda la comparación de Berkshire Hathaway con el índice.

 

Entonces a lo que quizás alguna casa de análisis, que se muestra más pesimista en relación al mercado americano, se refiere es al riesgo de exceso de valoración de ciertos activos más growth que de otros valores con ratios más ajustados.

 

Comentarios (0)