EduPedreira

Banca Privada. Efpa III EFP: EUROPEAN FINANCIAL PLANNING

Barcelona. Barcelona. ESPAÑA.

Releer a Graham


Escrito 19 Nov 15

El verbo especular parece que proviene del verbo latino “speculari”: mirar desde arribar, desde una atalaya.

Según Benjamin Graham, padre del “value investing” y profesor universitario de Warren Buffett, especulación a diferencia de inversión se caracteriza por el énfasis en las perspectivas futuras.

Una inversión estaría anclada en los hechos presentes y pasados mientras una especulación pretende otear el horizonte en busca del futuro, con el objetivo de obtener certezas sobre lo venidero.  

Intentar proyectar el futuro es sin duda intrínseco al ser humano, es posible contrastarlo a diario en los criterios de los analistas que tratan de adivinar los crecimientos futuros de las empresas, prediciendo los resultados a largo plazo.

Según el autor de “Security Analysis” existe una verdadera obsesión con empresas que tienen unas perspectivas excepcionales de crecimiento, lo increíble es que Graham lo apuntaba ya en 1934.  Este podría ser uno de los motivos de que ciertas ineficiencias surjan habitualmente, parece entonces que sucede desde tiempos antediluvianos que la opinión suele concentrarse en las empresas más “populares”.

En cambio otras empresas de amplio recorrido histórico, bien financiadas, con buena gestión de capital, relevantes en su entorno, destinadas en términos generales a perdurar y a generar beneficios, pero que no tienen tanto “glamour”, tienden a verse discriminadas en los mercados de valores. La causa de este olvido es el de unos crecimientos modestos o nulos, y en especial si transitoriamente la empresa denostada tiene años en los que los beneficios están por debajo de lo normal. Estas últimas tienden a venderse por debajo de su valor intrínseco.

La lúcida explicación de Graham argumenta la causa por la que su método de análisis continua vigente un siglo después de que éste empezara a trabajar en Wall Street.  


Comentarios