Una estrategia basada en patrones estacionales.

La idea es comprar el 1 de noviembre y vender el 30 de abril del año siguiente. Lógicamente, habría que tener una cartera más o menos equilibrada para evitar que la bajada de un valor concreto nos arruine la estrategia.

Revisando lo pasado en 2008 (una referencia obligada para los bolsistas), el que siguió esta estrategia y compró el 2 de noviembre de 2008 sobre los 10500, vendió el 30 de abril de 2009 sobre los 9500 en el IBEX35.

Más estrategias y reflexiones varias sobre economía en mi blog personal