Esteban

Madrid. Madrid. ESPAÑA.

Cinco razones por las que la recuperación española es real


Escrito 21 May 14

Según publica "El Confidencial" , estas son las Cinco razones por las que España se está recuperando, según  Morgan Stanley:

http://www.elconfidencial.com/mercados/inversion/2014-05-21/este-gato-esta-muy-vivo-cinco-razones-por-las-que-la-recuperacion-espanola-es-real_133835/?utm_source=www.elconfidencial.com&utm_medium=email&utm_campaign=Boletines+ElConfi

1-. España ha hecho los deberes

2-. Pocos riesgos y mucha estabilidad , con posible bajada de Impuestos.

3-. Un euro fuerte no es problema , pues todo se basa en bajada de costes salariales unitarios.

4-. Mucho más que exportaciones , pues también hay interés inversor global.

5-. La demanda interna mejorará a pesar del paro , pues la demanda interna se está recuperando.

Vosotros que pensais, empezais a ver alrededor, en la familia, en el barrio, alguna mejora, porque yo todavía , quitando el turismo, no noto nada diferente.
 

 

Comentarios (27)

22 May 14

El único cambio que observo en mi rededor @Esteban, es que se van
abriendo nuevos pequeños comercios en aquellos locales que hubo otros
y cerraron.


En todos los casos, veo que la inversión en acondicionar el local, es
practicamente nula. Por ejemplo, donde había una agencia de seguros,
ahora han puesto una tienda de congelados; en otra, venta de revistas,
periódicos, pan, bollería, chucherías  y poco más; el bar que cerraron
unos, ahora lo reabren otros, después de haber pintado las paredes
interiores ellos mismos, y asearlo un poco, pero sin cambiar nombre,
ni el toldo para dar sombra a quienes salen fuera a tomar su café y
fumarse un cigarro; donde había una peluquería han puesto una tienda
de comidas energéticas, etc.


Ninguno de ellos aporta nada nuevo y/o necesario en la zona, pues son
servicios que estaban sobradamente cubiertos.


Me muevo poco por la calle y no me dedico a controlar lo que hacen
los demás, pero se da la circunstancia que por dalente de esos 4
descritos, suelo pasar casi a diario y no siempre a la misma hora y
raras veces veo algun cliente, ni dentro ni fuera. Los del bar suelen
sentarse en su terraza, me imagino para hacer de reclamo.


Desde mi fuero interno les deseo suerte pero, a decir verdad, pocos
éxitos les auguro.


No veo ideas nuevas, no oigo ni leo  que se vayan a crear empresasque
puedan dar trabajo digamos a 50 o más empleados. No veo inversión a
ese nivel.


Creo que sí, que se irá mejorando poco a poco, pero a marcha lenta.


 


22 May 14

Pues a eso me refería yo, estos movimientos tienen pinta de buscar
alguna salida al paro por medio del autoempleo, pero es lo que dice
mmfpam, no se crea nada nuevo, sinó que va cambiando de manos para ver
si algún negocio cuaja y ese "autoempleador" tira palante.


Conozco algunos casos, en Madrid, que se lo plantean como último
recurso, después de haber buscado durante años (incluso), trabajo y no
encontrar nada... Lo único que se arriesga es un poco de tiempo (del
que disponen) y poco dinero, porque con el poco movimiento que hay
incluso se alquilan los locales sin fianza; si la cosa va bien pagan
el alquiler, sinó lo dejan y no siguen pagandolo y el arrendador
normalmente prefiere arriesgarse a tener el local vacio.


Y esa es la realidad que veo a mi alrededor, si a esto lo llaman
síntomas de recuperación que ven D. y lo vea.


Creo, desde mi humilde punto de vista, que lo único que hace moverse
un poco el PIB son las exportaciones, pero claro que la empresa X esté
trabajando mucho en Panamá, poco repercute en los pobres mortales que
estamos todos los dias sufriendo la crisis.


En fin, creo que aún nos queda un largo camino para llegar a una
"mínima estabilidad económica".


22 May 14

Cada vez que se habla de recuperación me viene a la mente un artículo
publicado hace tiempo y que tengo de cabecera todos los días para ver
el antes y después. Ya lo expuse hace tiempo en otro comentario pero
creo que sigue de actualidad. La pena es que, para mi, este artículo
tiene toda la razón, ojalá estuviera equivocado.


Saludos,





El día que acabó la crisis




Cuando termine la recesión habremos perdido 30 años en
derechos y salarios




CONCHA CABALLERO




Un buen día del año 2014 nos despertaremos y nos anunciarán
que la crisis ha terminado. Correrán ríos de tinta escritos con
nuestros dolores, celebrarán el fin de la pesadilla, nos harán
creer que ha pasado el peligro aunque nos advertirán de que
todavía hay síntomas de debilidad y que hay que ser muy
prudentes para evitar recaídas. Conseguirán que respiremos
aliviados, que celebremos el acontecimiento, que depongamos la
actitud crítica contra los poderes y nos prometerán que, poco a
poco, volverá la tranquilidad a nuestras vidas.






Un buen día del año 2014, la crisis habrá terminado
oficialmente y se nos quedará cara de bobos agradecidos, nos
reprocharán nuestra desconfianza, darán por buenas las políticas
de ajuste y volverán a dar cuerda al carrusel de la economía.
Por supuesto, la crisis ecológica, la crisis del reparto
desigual, la crisis de la imposibilidad de crecimiento infinito
permanecerá intacta pero esa amenaza nunca ha sido publicada ni
difundida y los que de verdad dominan el mundo habrán puesto
punto final a esta crisis estafa —mitad realidad, mitad
ficción—, cuyo origen es difícil de descifrar pero cuyos
objetivos han sido claros y contundentes : hacernos
retroceder 30 años en derechos y en salarios.






Un buen día del año 2014, cuando los salarios se hayan
abaratado hasta límites tercermundistas
; cuando el
trabajo sea tan barato que deje de ser el factor determinante
del producto;
  cuando hayan arrodillado a todas las
profesiones para que sus saberes quepan en una nómina
escuálida;
cuando hayan amaestrado a la juventud en el arte
de trabajar casi gratis; cuando dispongan de una reserva
de millones de personas paradas dispuestas a ser polivalentes,
desplazables y amoldables con tal de huir del infierno de la
desesperación,
ENTONCES LA CRISIS HABRÁ TERMINADO.






Un buen día del año 2014, cuando los alumnos se hacinen en
las aulas y se haya conseguido expulsar del sistema educativo a
un 30% de los estudiantes sin dejar rastro visible de la hazaña;
cuando la salud se compre y no se ofrezca; cuando nuestro
estado de salud se parezca al de nuestra cuenta bancaria;
cuando nos cobren por cada servicio, por cada derecho, por
cada prestación;
cuando las pensiones sean tardías y
rácanas, cuando nos convenzan de que necesitamos seguros
privados para garantizar nuestras vidas
, ENTONCES SE HABRÁ
ACABADO LA CRISIS.






Un buen día del año 2014, cuando hayan conseguido una
nivelación a la baja de toda la estructura social y todos
—excepto la cúpula puesta cuidadosamente a salvo en cada
sector—, pisemos los charcos de la escasez o sintamos el aliento
del miedo en nuestra espalda; cuando nos hayamos cansado de
confrontarnos unos con otros y se hayan roto todos los puentes
de la solidaridad, ENTONCES NOS ANUNCIARÁN QUE LA CRISIS HA TERMINADO.






Nunca en tan poco tiempo se habrá conseguido tanto. Tan
solo cinco años le han bastado para reducir a cenizas derechos
que tardaron siglos en conquistarse y extenderse
. Una
devastación tan brutal del paisaje social solo se había
conseguido en Europa a través de la guerra. Aunque, bien
pensado, también en este caso ha sido el enemigo el que ha
dictado las normas, la duración de los combates, la estrategia a
seguir y las condiciones del armisticio.




Por eso, no solo me preocupa cuándo saldremos de la crisis,
sino cómo saldremos de ella. Su gran triunfo será no sólo
hacernos más pobres y desiguales, sino también más cobardes
y resignados
ya que sin estos últimos ingredientes el
terreno que tan fácilmente han ganado entraría nuevamente en disputa.





De momento han dado marcha atrás al reloj de la historia y le
han ganado 30 años a sus intereses. Ahora quedan los últimos
retoques al nuevo marco social: un poco más de privatizaciones por
aquí, un poco menos de gasto público por allá y voilà: su
obra estará concluida. Cuando el calendario marque cualquier día
del año 2014, pero nuestras vidas hayan retrocedido hasta finales
de los años setenta,
decretarán el fin de la crisis y
escucharemos por la radio las últimas condiciones de nuestra rendición.


 


22 May 14

El artículo que has puesto fue publicado el 19/1/2013.


Es uno de los muchos que guardo y que creo refleja perfectamente lo
que esta pasando


Otro de los articulos que guardo de la autora fue editado en octubre
del 2013 con el titulo de:


No nos podemos quejar y empieza así:


"Se ha convertido en el principio y final de muchas
conversaciones. Es el resumen perfecto, el punto y aparte de la
comunicación de nuestras desdichas. La pronunciamos encogiendo los
hombros, entornando los ojos y con una mueca de impotencia en los labios.


Con esta expresión socializamos nuestras desgracias, sentimos formar
parte de un colectivo al que todavía le han ido las cosas peor que a
nosotros mismos. No importa cuantas injusticias nos asolen porque
siempre habrá alguien más desprotegido, más pobre o más solo.


Lo malo es que una frase de uso privado que pretendía animarnos,
formar parte de una cadena humana y socializar nuestras desgracias, se
ha convertido en un discurso oficial impuesto que pone fin a cualquier
reclamación y a cualquier asomo de sublevación social. No es que no
nos podamos quejar por solidaridad con los que más sufren, es que no
nos podemos quejar porque pueden arrojarnos al escalón inmediatamente
inferior y eso nos causa pavor."


 


mistol Jubilado nacido el 4/2/45 y colaboro con el circuloeconomia.com y la Escola Europea de Humanitats de Barcelona, sobre ciencias humanas.

22 May 14

No conocía éstos artículos, pero dan para meditar mucho y han acertado.


Para muestra un botón: Cada día la casta dice alguna burrada, la de
hoy la ha protagonizado el presidente de la CEOE, diciendo que habría
que quitar derechos a los contratos indefinidos de los padres, para
que los hijos puedan ser menos precarios.


Nadie dimite y a ver quién la dice más gorda y encima se quedan tan
panchos, claro, somos tan tontos que los siguen votando.


Ya subtitula Juan Ignacio Crespo su último libro:" Un viaje por
el entramado de la casta, el dinero y el poder político".


23 May 14

Este artículo refleja al milímetro la realidad social. Supongo que
"el final de la crisis" lo darán después de las elecciones
europeas, porque ahora están muy centrados los políticos en que
votemos... en último extremo si no es a ellos a otro grupo... pero que
votemos ES IMPORTANTÍSIMO, no sabemos lo que está en juego... Pués si
lo sabemos, más de lo mismo, seguir en la poltrona los de siempre,
hacer todo lo que mande la sra. Merkel... entonces, ¿para qué sierve
nuestro voto?.


23 May 14

Dirán lo que quieran y cuando quieran. Lo importante será si los
demás les damos credito o no.


De momento, yo se lo dejaría a cero y... que se lo ganen.


26 May 14

Si bien es cierto que las elecciones europeas condicionan ciertas
variables, también lo es que una de las variables de gran relevancia
en macro son las espectativas, que sí que han mejorado.


 


Al igual que estoy de acuerdo en que la proximidad de las elecciones
puede desvirtuar y desvirtúa la realidad económica, también soy de los
que piensan que el resultado condicionará la manera de hacer política
de los grandes por lo menos de cara a la galería. Si esto no es así,
vendrán más cambios.


28 May 14

Mis vecinos no tienen donde trabajar.


Nuestros ¿GOBERNANTES' nos tienen endeudados mas alla del horizonte.


Solo nos venden humo.


Se refieren a la bolsa,es cierto.


sionos Soy laboralista y me gusta invertir algo en bolsa

21 Jun 14

Tenemos varios retos a la vista.


Reformas económicas: La Comisión Europea pone deberes a España.
Vuelve Olli Rehn.


Renovación institucional: La UE busca líderes capaces de
revitalizarla. Jean-Claude Juncker?????


El BCE, Supervisor bancario único desde Noviembre: Nueva ronda de
pruebas de solvencia a la banca. Ojo con Mario Draghi.


Cambios en el panorama económico mundial: Las empresas europeas temen
el frenazo chino. Demasiada contaminación???????


Parece que no está relacionado con el artículo de Esteban, pero esos
cuatro retos nos dan de lleno.