Estudio.Patrimonial

ESPAÑA.

¿Estamos seguros o asegurados?


Escrito 9 Mar 11

Reducir riesgos patrimoniales no siempre implica diversificar, no pocas veces la mejor forma de tener seguridad es comprándola a la industria del Seguro. La clásica división de productos de seguro diferencia seguros Personales, de Daños y Patrimoniales, de Cobertura Personal/Civil, y de Empresas y Colectivos. Hay mucha “seguridad a la venta”.

Pero ¿cómo acceder a ellos de forma eficiente? La clave pasa por acceder por el canal y la forma adecuada.

Los Principales canales de distribución de seguros son:

  1. Agentes de seguros:  Suelen ser caros y representan un 26% del volumen de negocio.
  2. Corredores: Representan  un 17% del volumen de negocio. Son actores clave para una gestión eficiente, muy dominantes en productos patrimoniales.
  3. Bancaseguros: Tiene un 40% del volumen de negocio, y creciendo. Tradicionalmente centrado en Vida y entrando en otros mercados.
  4. Internet: Muy focalizado en coches y seguros estandarizados, sólo representa un 1% del volumen de negocio.
  5. Oficinas y empleados:  Con un 13% del volumen de negocio
  6. Otros canales:  Con un 3% del volumen de negocio

 

A la hora de elegir un proveedor de seguros lo más recomendable es recurrir mínimo a dos buenos Corredores (de volumen y confianza), pedirles ofertas… y comparar. Los buenos Corredores pueden ofertar los mejores precios y, muy importante, tienen capacidad de solucionar problemas derivados de los siniestros.

Para evitar problemas mayores es muy recomendable conocer exactamente con quien se contrata el seguro, comprobar que el recibo va directo a la compañía de seguros y a ser posible domiciliarlo.

Para conseguir buenos precios y conocer la capacidad de negociación es muy recomendable ver las cuentas de resultados que ICEA proporciona para el global de la industria y por cada producto, los márgenes en algunos productos llegan ¡al 40% de media!.

En caso de reclamación seguir escrupulosamente el siguiente orden;

1º.- La primera reclamación tiene que ir a la compañía por escrito y en el plazo de 2 meses (puede ser más eficaz de lo que  primera vista parece).  

2º.- Si falla lo anterior, dirigir la reclamación al Defensor del Asegurado (si la compañía lo tiene).

3º.- Si falla lo anterior, dirigir la reclamación a la Dirección General de Seguros, es la instancia más eficaz, pero sólo atiende si se han cumplido los pasos 1 y 2

4º.- Si falla lo anterior, dirigir la reclamación a los Tribunales, pero de nuevo sólo procede si se han cumplido los pasos 1, 2 y 3.

Comentarios (0)

No hay comentarios

Nadie ha comentado aún. ¡Sé tú el primero!