Ayer por la tarde se celebró en el IESE de Barcelona el primer encuentro con inversores de Magallanes Value Investors en esta ciudad, al que he tenido la suerte de poder asistir y saludar a los tres gestores, Iván Martín, José Mª Díaz y Otto Kdoslky, con los que he tenido el placer de charlar 5 minutos. Es de agradecer el esfuerzo de Magallanes por acercarse a los partícipes y mostrarse tan transparentes. Además de los tres gestores, al evento han acudido Blanca Hernández (Consejera delegada) y Mercedes Azpíroz (Directora de relaciones con inversores).

Iván Martín ha empezado analizando la evolución de los fondos, los cuales están prácticamente en máximos absolutos y comportándose mejor (algunos dirán alfa) que sus índices de referencia.

Lo importante, sin embargo, a mi modo de ver, no es tanto los resultados sino cómo los consiguen. El proceso de selección de empresas se basa según palabras textuales de Iván Martín en "leer, leer y leer" (no son los únicos value investors que lo comentan, en la presentación han puesto el ejemplo de Iving Kahn, pero Charlie Munger, Warren Buffett o García Paramés, también hacen hincapié en que esa es la base del proceso inversor). Comentan que el año pasado leyeron unas 12.000 hojas entre todo el equipo y analizaron 160 empresas, de las aproximadamente 3.000 que están en los mercados que siguen, e invirtieron en tan solo 30 empresas.

El proceso de búsqueda se centra en varios tipos de empresas:

  • lo suficientemente pequeñas como para que no sean seguidas por el mercado, por lo que estarán infravaloradas.
  • de sectores que no estén de moda, por lo que estarán infravaloradas.
  • controladas por familias, de modo que haya alineación intereses con los accionistas.
  • con poca deuda o caja neta, ya que estas empresas es imposible que quiebren.
  • con estructura de holding, que son poco seguidas por analistas, por su complejidad, lo que genera infravaloración en el mercado.
  • con ventajas competitivas, de modo que si el ciclo económico cambia sean las últimas en desaparecer o tengan poder de fijación de precios.

Soprende lo parecido que puede llegar a ser el proceso de selección de otros grandes del value como AzValor, como se puede ver en este vídeo.

Todas estas premisas solo funcionan si uno está dispuesto a ser paciente y tener la mira puesta en el largo plazo. Un concepto que se repite en las diferentes  conferencias que he podido asistir y que me parece genial por lo contraintuitivo que es, es el de que la volatilidad no solo no es riesgo sino que es tu aliada. La volatilidad es lo que permite comprar barato y vender caro. La volatilidad solo es riesgo si nos ponemos nerviosos cuando aparece y no actuamos racionalmente, básicamente vendiendo barato y no entendiendo que eso forma parte del juego ganador del largo plazo. Otro concepto importante es que el largo plazo pone a todas las empresas en su precio, es decir en un múltiplo de sus beneficios, pero además el paso del tiempo juega también a nuestro favor y nos paga con el interés compuesto. Los beneficios no realizados de hoy se añaden a la inversión y generan más beneficios en el futuro, lo que hace que una inversión que rente al 10% anual compuesto doble el capital en aproximadamente 7 años y no en 10 que sería lo pensaríamos intuitivamente (regla del 72).

Este es el resumen de la conferencia que ha sido prácticamente una réplica de la de Madrid y aunque la de Barcelona no ha sido grabada en vídeo, sí está en YouTube la que se realizó en Madrid.

El punto diferencial entre una conferencia y la otra son las preguntas. Entre ellas destacaría los comentarios sobre cuáles han sido sus mayores errores, en el que Iván ha destacado Pescanova. Comenta que han aprendido varias cosas de ese error, entre otros hacerse ellos los cálculos de los números que aparecen en los balances, porque eso no estaba bien hecho en Pescanova y les hubiera servido para detectar anomalías. Dice que también es una señal de alarma que una empresa cambie de empresa auditora después de estar auditada por una de las grandes y que después de señalar pequeños problemas año tras años, la empresa decida cambiar de auditora, pasando a una más pequeña, que no señala problemas en sus informes de auditoría.

Otra pregunta ha sido si prefieren invertir en empresas baratas o empresas de calidad, a lo que han respondido que sin dudarlo baratas (muy enfoque Graham, frente a Fisher). Dicen que invertir caro aunque sea de calidad implica un mayor riesgo de perder y que por ello prefieren sacrificar un poco de calidad a cambio de margen de seguridad.

Por último comentar que me ha sorprendido que se declaren no seguidores de la escuela austriaca de economía, que creen que no es útil y que les gusta más la teoría del ciclo de capital. Me sorprende por varios motivos, el primero es que es conocida su amistad con García Paramés y su equipo, que siempre se han mostrado muy proclives a esa escuela económica y segundo porque en varias ocasiones les han invitado en el Instituto Juan de Mariana a dar conferencias. De todo ello había deducido erróneamente que también eran austríacos.