Esta entrada, como muchas de las que hago, tiene como principal objetivo hacer una reflexión un poco aleatoria sobre la diversificación, para ayudarme a poner orden en mis ideas y, obviamente conseguir opiniones que me ayuden en mi elaboración.

Considero la diversificación como una gestión que permita reducir la volatilidad de la cartera.

El primer punto que emerge es porqué reducir la volatilidad de la cartera ?.

A parte las consideraciones personales de propensión hacia los altibajos del portfolio que dependen del perfil psicológico de cada inversor, se me ocurren dos razones principales para intentar reducir la volatilidad de una cartera:

1)  Aspiración hacia un interés compuesto más elevado

2)  Horizonte temporal de referencia

1) Aspiración hacia un interés compuesto más elevado es porqué, a paridad de condiciones, una cartera con resultados menos volátiles conseguirá, a largo plazo, más rentabilidad que una cartera  más volátil. Es conocido el hecho que si en algún momento se pierde el 50%, la rentabilidad futura tiene que doblar (100%), simplemente para volver al punto inicial.  Hay un ejemplo numérico sobre este tema en este comentario.

También la eficacia de la diversificación se desprende  en un estudio de Booth y Fama (1992) que demuestra que una cartera compuesta por varios activos genera una rentabilidad compuesta superior a la suma de las rentabilidades de todos los activos que la componen,  considerados de forma individual.

2) Horizonte temporal de referencia; Cuanto más corto el tiempo después del cual se necesita el capital invertido, más importancia cobran las estrategias de reducción de la volatilidad.

Esto es evidente para quien no quiera correr el riesgo de tener una pérdida importante de su capital poco tiempo antes de la finalización de su inversión.

Una visión para solucionar el tema del horizonte temporal es que quien invierte a corto o medio no tiene que estar en renta variable. En mi opinión, dependerá de las alternativas disponibles, de los objetivos de rentabilidad que el inversor persigue para su plazo, y al final de cuenta si la estrategia de inversión que se elige, permite o no prescindir de la renta variable, o  utilizarla de forma distinta a como se usa para inversión en plazos más alargados. 
En fin de cuenta se puede invertir en Renta Variable en muchas formas y se puede aprovechar.

 

Hay varios tipos de diversificación posible, que se puede usar de forma individual o combinada:

 

  • Cartera de mercado (por ejemplo cartera indexada al MSCI World, o cualquier otro índice);
  • Número de acciones en cartera (comentada en profundidad en este post de @CYGNUS)
  • Clase de activos (Renta Variable, Renta fija, Inmobiliar, Commodities …)
  • Diversificación de Factores (estilo o estrategias diferentes; Capitalización, Value,  Momento etc.; algo de esto se comenta en este post)
  • Diversificación temporal (aquí incluiría los métodos de aportación periódicas como descriptos en
      este post por @Scribe)
  • Diversificación internacional (diferentes áreas geográficas)
  • Fondos de Fondos o Fondos de Hedge Funds (invierten en varios gestores / estrategias)

Y seguro que me dejo alguna posibilidad más en el tintero….

 

Personalmente uso varios tipos de las diversificaciones indicadas arriba pero hay un tipo que seguramente ha adquirido con el tiempo  una importancia mayor para mi tipo de actividad inversora, sobre la cual me gustaría poner el acento:

Se trata de la diversificación por estrategias

Como casi toda mi evolución en el mundo de la inversión he llegado a esta conclusión a través de un proceso de prueba y error, y seguramente esta conclusión está fuertemente influenciada por el tipo de objetivos que persigo.

Es decir, estoy seguro que otros inversores, que tengan objetivos diferentes de los míos puedan llegar a conclusiones diferentes.

Uno de los factores que me incomoda de las diversificaciones más usadas como la de mercado, acciones o hasta clase de activo, es que que pueda ocurrir, como en 2008 , que cuando se incrementa de forma significativa la volatilidad, al mismo tiempo, aumente la correlación entre los varios activos, y todos, o casi, se muevan en la misma dirección.

Si esto ocurre, es evidente que estos tipos de diversificación no consiguen alcanzar plenamente su objetivo de reducir la volatilidad de la cartera.

Es en estas circunstancias que la diversificación por estrategias cobra todo su sentido.

Voy a hacer algún ejemplo concreto de mi experiencia para intentar que sea más claro lo que quiero decir.

Primer objetivo: Revalorización del capital a largo plazo (> 10 años)

Para este objetivo estoy convencido que no hay nada mejor que una estrategia tipo Buy & Hold (B&H),si la podemos aguantar psicológicamente y si consideramos que hay perspectivas de crecimiento de la economía mundial.

Como personalmente no me gusta sufrir con toda  su extensión, los mercados bajistas, que de vez en cuando ocurren, he decidido complementar la estrategia de B&H con una inversión basada en el Momento, con diferentes clases de activos. Esta estrategia tiene mucha menos volatilidad que una estrategia B&H, y en cambio tiene muy pocas probabilidades de superar, en termino de rentabilidad absoluta, el B&H. Es un precio que acepto pagar para estar un poco más tranquilo y no tener expuesta toda la cartera a los vaivenes del mercado.

Como resultado, por ejemplo, durante  el mes de Agosto de este año, en plena crisis China, me he encontrado cerrando posiciones de renta variable de la estrategia de Momento y al mismo tiempo abriendo posiciones para el B&H, lo que me ha dejado bastante tranquilo, sin saber lo que iba a ocurrir en los siguientes meses.

Segundo objetivo: Generación de ingresos periódicos

Aquí el control de la volatilidad se vuelve prioritario, para mí,  más importante incluso que la rentabilidad, porqué lo que importa es la máxima estabilidad posible de los ingresos anuales.

Perder, por decir algo,  un 30% de la cartera en cualquier momento supondría una reducción significativa de los ingresos, durante bastante tiempo, hasta que la cartera vuelva a su posición originaria.

Siendo el control de volatilidad prioritario, necesito la diversificación como el aire para respirar, y, en este ámbito, he encontrado la diversificación de estrategias como algo muy sólido, o que  por lo menos, se adapta muy bien para lo que persigo.

La diversificación de estrategias, en este contexto, se desarrolla en varios elementos:

  1. Cartera Momento ETF (es la que publico en Unience) que es mucho más diversificada que la cartera Momento de Inversión y utiliza una combinación variable de posición alcistas y bajistas para reducir la volatilidad
  2. Estrategias de Opciones de vario tipo.
    Los principales elementos que determinan los precios de las opciones y su ganancias o pérdidas, simplificando mucho,  son:
    * a) la tendencia del subyacente;
    * b) El paso del tiempo
    * c) la Volatilidad implícita del subyacente o sea lo que el mercado espera que ocurra en el próximo futuro.
     

Las estrategias en las cuales me he focalizado son estrategias :

a) de mercado neutral (es decir ni alcistas ni bajistas y que se ajustan según el movimiento del mercado, pera mantener su condición de neutralidad),
b) que se benefician del paso del tiempo, y
c) con sensibilidad a la volatilidad contrapuesta (es decir estrategias diferentes, una que se beneficia de la volatilidad creciente y otra que se beneficia de la volatilidad que disminuye)

Es evidente que todas estas estrategias no tienen nada que ver una con la otra  y la respuesta que dan a una subida/bajada de los mercados es muy diferente entre ellas.

Cada estrategia de forma individual, ya es construida para tener resultados relativamente estables, y la combinación de ellas ofrece como resultado una excelente protección a la volatilidad.

 

Un apoyo a la idea de la diversificación de estrategias está contenido en el estudio de Dai & Shawky(2010) donde se analizan los resultados de más de 20 años de unos 4.000 Fondos de Hedge Funds, clasificándolos en dos grupos: el primeros son los Fondos que invierten en Hedge Funds de diferentes gestores que utilizan la misma estrategia, y en el segundo grupo están los Fondos de Hedge Fund que invierten en HF que utilizan estrategias diferentes.

Los autores demuestran una significativa superioridad de resultados del grupo de los Fondos de Hedge Fund que invierten en diferentes estrategias, y al mismo tiempo una menor posibilidad de fracaso, respeto al otro grupo, que invierte en diferente HF de la misma estrategia.

Es cierto que lo que hagan los Hedge Funds no es lo que hago yo y al final lo que cuenta es la validez de cada estrategias de forma individual y su combinación, pero este estudio no deja de ser una confirmación, por lo menos de principios, a la validez de la diversificación de estrategias.

 

CONCLUSION

La diversificación, en principio,  permite un mayor control de la volatilidad y su necesidad y nivel de sofisticación la veo en función de los objetivos que persigue el inversor, además de su perfil psicológico.

La diversificación de estrategias permite NO estar obligado a una revalorización de los activos de la cartera, cuya rentabilidad  puede verse amenazada por un incremento de correlación que puede ocurrir en un escenario de subida de volatilidad.

A través de la diversificación de estrategias es posible generar retorno en todas las circunstancias del mercado, o por lo menos esta es mi experiencia i hipótesis de trabajo de los últimos años.

Cualquier comentario o visión diferente es bienvenido.