Las sociedades del siglo XXI plantean nuevos retos y paradigmas conceptuales correlacionados con el nuevo enfoque social basado en la información, el conocimiento y el dinamismo tecnológico.

La industria de la inversión y el asesoramiento financiero no quedó indemne a éste proceso transformador, en la que los gestores/asesores patrimoniales deben reorientar y adaptarse a todos los desafíos que ésta nueva sociedad nos plantea.

Considero que estamos frente a una oportunidad, no sólo para nosotros, sino para aquellas generaciones que todavía viven con cierta reticencia y apegados a la aversión a los cambios y tradiciones asentadas.

La dualidad entre una generación que nació y creció inmersa en ésta transformación social y aquellas en que la tecnología y el dinamismo social les hacen desconfiar de nuevos procesos nos abren retos en la que con predisposición, paciencia e información haremos posible que se beneficien de las ventajas y oportunidades que nos brinda éste escenario.

El inversor actual puede disfrutar de servicios financieros hasta hace bien poco era impensable. Éste proceso ha sido gracias a los avances tecnológicos y una mejora en la eficiencia y regulación del propio sector.

Hoy, un pequeño ahorrador/inversor puede capitalizar su patrimonio accediendo a vehículos aptos sólo para grandes fortunas.

El desconocimiento y la aversión al cambio serán los grandes retos de los inversores para descubrir el nuevo horizonte de posibilidades que se les brinda ante ellos.

El lector, inversor o ahorrador seguro que habrá leído en medios de comunicación hablar de fondos de fondos, fondos perfilados o simplemente fondos mixtos. Tres conceptos simultáneos para referirse a un único concepto.

La Gestión vehiculizada, como me gusta referirme a ella es el acercamiento a toda la sociedad al mundo de la inversión. Hoy a partir de pequeñas aportaciones periódicas o pequeños capitales se puede acceder a gammas de inversión de gestoras nacionales e internacionales no aptas para minoristas o pequeños inversores.

Hoy éstos pequeños inversores pueden acceder a modelos de gestión independiente, sin conflictos de interés y con toda la tecnología y transparencia a su alcance en pocos minutos.

El desafío ya es presente e invito a todos los lectores que se informen y accedan a un nuevo universo que optimizará y potenciará de manera más eficiente y sólida sus objetivos financieros.