Podemos afirmar sin temor a equivocarnos que la incertidumbre económica se instaló en los hogares de medio mundo creando confusión y desorientación. En momentos cómo el actual, la disciplina y la planificación financiera se hacen indispensable tanto en la gestión de carteras cómo en las finanzas personales.

Podremos recordar y aprender mucho al respecto del pasado para proteger y evaluar futuros acontecimientos que los ciclos económicos traen consigo de forma más abrupta o moderada.

Nadie podía presagiar que el siglo XXI podría traer consigo un empobrimiento mundial y una contracción económica de la que todavía es incierta el modo en cómo la resolveremos. 

Desde el año 2000 vimos cómo los precios de las materias primas se disparaban peligrosamente sobrevalorando productos básicos al consumo y la producción. Ese hecho nos llevó a sufrir una crisi alimentaria y energética producida por una senda inflacionista insostenible amenazando al mundo con una recesión de la cual muchos países cómo el nuestro aún es latente y sin retorno. 

Para muchos ahorradores / inversores  y profesionales del sector financiero éstos hechos pasaron desapercibidos e hicieron oídos sordos a estadísiticas e informes que cómo mínimo deberían haber establecido criterios de prudencia. Pero el exceso de liquidez ilimitado y los bajos filtros de control y supervisión bancaria hicieron que explotara la mayor catástrofe financiera después del crack del 29, creando el ya famoso "credit crunch" americano.

La crisis hipotecaria no sólo hizo saltar por los aires a la banca de inversión estadonidense y evaporó millones de divisas en el mundo, sino que se llevó con ella el consumo, el ahorro y lo mas importante la confianza en los mercados.

Casi sin tiempo de reacción los activos perdieron su valor de forma vertiginosa hasta en activos que hasta aquellos momentos se consideraban de bajo riesgo o garantizados.

El último trimestre de 2018 nos volvió a recordar épocas pasadas, no tan lejanas en el tiempo donde la aversión al riesgo y la vertiginosa velocidad de las incertidumbres contrajo más de un 20% determinados activos financieros.

Aprendamos sin temor a materializar activos por el simple hecho puntual de unos acontencimientos. La paciencia y la estrategia deben ser cimientos sólidos para lograr tus fitas inversoras.