Mi escenario de trabajo para los próximos meses tiene como base una fuerte revalorización del dólar y, pese a que la correlación entre el euro/dólar y la renta variable se está debilitando (y es que creo que estamos en el camino de la eliminación de dicha correlación), todavía tiene su efecto sobre el mercado de renta variable.


La recuperación de los mercados de las últimas semanas ha ido acompañada de una consolidación del euro/dólar en la zona de los 1.36. Es decir, el euro no se ha revalorizado pero su neutralidad ha permitido a la bolsa recuperar posiciones.


Pues bien, gráficamente la consolidación del euro/dólar tiene, según mi interpretación, los días contados: entre 2 y 10 sesiones. Tras esta consolidación creo que vendrá un nuevo impulso alcista del dólar que afectará negativamente a la renta variable y, en especial, a la europea.


Es más, creo que este nuevo rally alcista del dólar vendrá una vez que los mercados americanos marquen nuevos máximos (el Nasdaq ya lo ha hecho y al resto le quedan poco más de dos buenas sesiones), para no dejar dudas de la fortaleza de la tendencia alcista de USA.


Así que, una vez que el DJI y el SP marquen nuevos máximos mi idea es reducir de forma notable mi exposición en el mercado y salir completamente si el mercado comienza a reducir. La liquidez que genere la venta estará en dólares.


En fin, este es mi escenario para el muy corto plazo. Como siempre, el tiempo nos dirá qué nos depara Mr. Market a la vuelta de la esquina…