Los que me conocen saben que soy un defensor de los fondos de inversión (y de los ETF). Me parecen unos instrumentos ideales para la inmensa mayoría de inversores. Si uno no tiene tiempo de analizar los mercados o simplemente no le gusta, no hay otra respuesta que construir una cartera equilibrada de fondos y olvidarse del tema. 

Pero para una minoría pienso que es más rentable gestionar uno mismo su patrimonio (aunque sea a través de fondos y/o de ETFs). La diferencia que existe con el grupo anterior es que en un caso se trata de una gestión pasiva (construyo mi cartera y la rebalanceo muy de vez en cuando, despreocupándome del tema), mientras que en el otro se trata de una gestión muy activa (yo lo hago vía ETF por la rapidez de ejecución de las ordenes, pero se podría hacer con fondos, futuros, cfds o lo que queráis). 

¿Por qué creo que es más rentable la segunda vía? Porque el inversor activo tiene algunas ventajas resepcto al gestor profesional.

1) puede mover su cartera más rápidamente que el gestor profesional

2) tiene más libertad de movimientos que el gestor profesional (un fondo de acciones no puede por leer estar 100% en liquidez por mucho que su gestor no encuentre alternativas interesantes)

3) puede ponerse corto

4) es el mismo el que toma las decisiones (y no un comité de inversiones)

5) controla directamente el riesgo que quiere asumir