Conseguir un buen préstamo no es solo cuestión de suerte.Saber negociar y argumentar por qué deberían aplicarnos una rebaja en nuestro préstamo personal nos ayudará a ahorrar varios cientos de euros, tal y como hemos podido comprobar en un análisis de mercado desde HelpMyCash.com. Así, nuestro objetivo al contratar un crédito será siempre saber qué argumentos utilizar según nuestro perfil para negociar una mejora.

No tener miedo a acudir a otro banco

Esta es la razón con más peso y que más funciona para que un banco nos mejore las condiciones de financiación. Para que funcione es imprescindible acudir a la entidad con las ofertas de otras entidades que nos hayan ofrecido mejores condiciones. De esta manera, el banco podrá ver que tenemos un perfil por el que otros bancos quieren apostar y que podría perder un cliente, por lo que estará más receptivo a mejorarnos los costes del préstamo. Además, si nuestro banco no quiere al menos igualarnos las condiciones de las ofertas de otras entidades, siempre podremos acudir a las otras entidades para financiarnos a un mejor precio. En muchas no exigen contratar una gran vinculación o, incluso, no será necesario cambiar de banco para conseguir el crédito, ya que las cuotas se podrán domiciliar en la cuenta que queramos. Un ejemplo son los préstamos de Cofidis o Cetelem, los cuales ofrecen financiación por debajo de la media y sin necesidad de cambiar de banco para obtenerlos.

Demostrar que conocemos el mercado

La información es poder, por lo que un usuario informado tendrá una ventaja cuando la entidad le ofrezca ciertas condiciones. Actualmente, la TAE media de los créditos al consumo se sitúa en el 7,56% de acuerdo con los últimos datos publicados por el Banco de España, por lo que cualquier oferta por encima de esa cifra será considerada cara. Por otro lado, debemos saber que actualmente los bancos quieren seguir concediendo financiación para mantener sus márgenes de beneficios en un entorno de tipos al 0%, pero que también buscan un buen perfil para evitar que suba la morosidad, por lo que es recomendable recordarles que contamos con un perfil financiero bueno y que vale la pena conservarnos.

Proponer contratar productos adicionales

Otro argumento que también podrá ayudarnos, teniendo en cuenta que los bancos buscan clientes rentables, es ofrecernos a contratar productos adicionales. Eso sí, deberán ser productos que ya tengamos pensado solicitar y que nos sean útiles. Si no es así, las cuotas anuales de los productos que no nos interesen significarán solamente un gasto más. Entre las vinculaciones más comunes que podrán ayudarnos a mejorar las condiciones del crédito encontramos las tarjetas de crédito, los seguros o los productos de inversión (cuenta de valores, planes de pensiones o fondos de inversión…) Así, si tenemos pensado contratar alguno de estos productos, podremos aprovechar y hacerlo en ese momento para beneficiarnos de un descuento en los intereses. El ahorro final que puede aportarnos negociar con nuestra entidad dependerá, en gran medida, de nuestro perfil (mientras mejor sea, más poder de negociación tendremos), de las vinculaciones que podamos aceptar o de nuestra destreza negociando condiciones.