La adquisición de Banco Popular por parte de Banco Santander, tras haber sido declarado inviable por el BCE la semana anterior, es evidente que ha conllevado importantes consecuencias. Estas han afectado a todos los niveles, ya no solo a los 300.000 accionistas que han perdido todo el valor de sus acciones o a los clientes que han visto la mudanza de sus ahorros al Santander. También han despertado la duda a todos los clientes de otras entidades que hasta la fecha podían retirar dinero en efectivo de todos los cajeros pertenecientes al Banco Popular. Ahora, ¿cómo les afectará la situación? Desde HelpMyCash lo aclaran.  


¿Qué pasará con los 2.700 cajeros de Popular?


Banco Popular mantenía convenios con un gran número de entidades españolas a la hora de permitir que los clientes de estas retirasen efectivo de forma gratuita en sus cajeros. Concretamente, los datos muestran que este pacto se expande a un total de 11 de los principales bancos del país. 


Evo Banco, ING Direct, Bankinter, Bantierra, Triodos Bank, Arquia, Caixa Guissona, Caja de Ingenieros y Cajamar son los bancos afectados, cuya suma de clientes alcanza un total aproximado de 6,5 millones de personas, que podrían verse desprovistas de 2.700 cajeros de Banco Popular de los que poder retirar efectivo de forma gratuita. 


Por el momento, fuentes de algunos de los bancos afectados explican que no han recibido notificación de ningún cambio en el acuerdo, por lo que sus clientes pueden seguir sacando dinero de sus cajeros con normalidad.  


El convenio sigue, aunque se auguran cambios a medio plazo


No obstante, desde Banco Santander ya han hecho referencia a posibles modificaciones de los acuerdos que Banco Popular mantenía con el resto de las entidades que operan en España. En este sentido, las opciones respecto a los cajeros son varias, pero podrían resumirse en dos:


  • Que Banco Santander cancele cualquier acuerdo que mantiene con estos bancos, de forma que verían reducida la oferta de cajeros gratuitos que disponen para sus clientes. 


  • Que los acuerdos se mantengan, pero bajo el nombre de Banco Santander. Esto sería beneficioso para los clientes comentados, que no solo mantendrían los cajeros, sino que incluso verían aumentadas sus opciones si se añadiesen los más de 5.000 terminales de Santander.


En principio, no se contempla la opción de que los clientes sigan pudiendo retirar efectivo de Banco Popular a largo plazo. Y es que altos dirigentes ya apuntaron tras la compra que la marca finalmente desaparecería. Un tiempo de margen en el que Santander deberá trasferir toda la documentación de los nuevos usuarios y sus productos, además de tomar importantes decisiones.  


¿Qué otras decisiones deberá tomar Banco Santander?


Saber qué hacer con los acuerdos que Popular mantenía con terceras entidades no es la única medida que el banco liderado por Ana Botín deberá tomar en los próximos meses. Las cuestiones en duda son abundantes, sin embargo, desde Santander ya han manifestado que su prioridad son los trabajadores de Popular


Unas personas que, en bastantes casos, coinciden con los 300.000 accionistas que han visto como sus acciones ahora valen 0 euros. Y es que, de los casi 12.000 trabajadores de Banco Popular existentes en el momento de la venta, el 75 % tenía títulos de la entidad. Ahora Santander deberá comunicar qué hará con ellos.


Aunque muchos temen despedidas masivas, Isabel Lombardero, la portavoz de la CIG de Pastor, ya defendió en una asamblea para trabajadores celebrada en Santiago que ni en Popular ni en Santander sobraba plantilla, trasmitiendo que los despidos serían más bien puntuales. 


Otro de los temas que todavía no se han resuelto es qué hará finalmente Santander con las acciones que Popular poseía de WiZink. Aunque esta entidad online es independiente y cuenta con ficha y gestión propias, la venta de sus acciones podría modificar la estrategia del banco, que ahora se centra en tarjetas de crédito y depósitos. 


Por último, tampoco podrá descuidar Santander los más de 17.000 millones en volumen de productos tóxicos que ha heredado de Popular. Por el momento, ha solicitado una ampliación de capital de 7.000 millones de euros para reforzarse antes de afrontar los cambios.