El crowdfunding ha escalado posiciones en España. Su último logro ha sido conseguir el apoyo de la Administración pública. El Departamento de Promoción Económica de la Diputación Foral de Bizkaia ha dado luz verde a un proyecto que sitúa la financiación participativa en un nuevo nivel. Y es que ha lanzado este mes de marzo su propia plataforma virtual bautizada como Crowdfunding Bizkaia, cuyo objetivo es “conseguir que Bizkaia crezca fortaleciendo el ecosistema de emprendimiento, ayudando a crecer a los buenos proyectos y atrayendo las mejores ideas hacia el territorio”, según informa la propia web de la iniciativa, a la que ya se puede acceder.

La iniciativa está enmarcada dentro del equity-based crowdfunding, un tipo de financiación alternativa a los bancos y al circuito oficial del crédito, cuya contraprestación es la “participación en el capital de la empresa”, en lugar del pago de intereses. Es decir, que los inversores que aportan capital al proyecto se convierten en socios de la compañía. La plataforma ha comenzado albergando tres proyectos distintos (We are testers, Wats y Fractalmed), que desde el momento de su publicación tienen 50 días para conseguir la financiación que necesitan.

Al ser una plataforma promovida por la Diputación de Bizkaia, para iniciar una ronda de financiación es necesario que el proyecto esté radicado en la provincia y no solo eso, sino que tenga un carácter innovador.

En cuanto a los costes, el prestatario deberá abonar a la plataforma el 1 % del importe de la financiación conseguida. Los inversores podrán aportar a cada proyecto la cantidad que quieran, siempre que estén acreditados. Los no acreditados podrán invertir como máximo 10.000 euros al año y no más de 3.000 por proyecto.

Como medida de protección para el inversor, la plataforma aclara que ”en caso de que, por alguna razón, [los emprendedores] no puedan cumplir con estos compromisos, están obligados a devolver el dinero a cada uno de sus inversores”.

El ‘crowdfunding’ se expande

La nueva iniciativa vasca es uno más de los modelos que existen dentro de la financiación participativa, un sistema que parece estar creciendo. De hecho, en lo que llevamos de año dos plataformas nuevas han sido registradas por la CNMV. Pero hay más esquemas de inversión, uno de los más populares es el crowdlending, mediante el cual el inversor no se convierte en socio de la empresa, sino que, simplemente, recibe como contraprestación el dinero aportado más unos intereses (abonados en cuotas mensuales). Este modelo acepta prestatarios tanto particulares como empresarios.

Un ejemplo de este otro modelo es Younited Credit, plataforma de préstamos p2p autorizada por el Banco de España que ya ha financiado más de 430 millones de euros en proyectos en Europa. Permite a clientes particulares conseguir entre 1.000 y 40.000 euros para hacer frente al coste de sus proyectos, un dinero que se tendrá que devolver a los inversores en un plazo de hasta seis años. En función de la calificación crediticia que otorgue Younited Credit al prestatario, el tipo de interés oscilará entre el 5,18 % y el 7,07 % y la comisión de apertura partirá del 1 %.