Cómo pagar a plazos el impuesto de sucesiones al heredar una vivienda

Cómo pagar a plazos el impuesto de sucesiones al heredar una vivienda

0
Me gusta
0
Comentar
Guardar

El impuesto sobre sucesiones y donaciones (ISD) se ha ganado una cierta mala fama en varias comunidades autónomas, especialmente en aquellas en las que se heredan viviendas que tienen un valor muy elevado. Desde el comparador HelpMyCash.com, sin embargo, afirman que el abono de este tributo no tiene por qué impedir la aceptación de una herencia, pues existen diversas maneras de fraccionarlo: mediante las opciones de pago que ofrece la propia administración o a través de préstamos concedidos por entidades bancarias o por financieras alternativas.

Pedir un aplazamiento o fraccionamiento

Las propias comunidades autónomas nos dan la opción de aplazar o fraccionar el abono del impuesto sobre sucesiones y donaciones. De este modo, podremos disponer de más tiempo para reunir el dinero (generalmente hasta un año) o podremos pagar el ISD en cuotas mensuales o trimestrales en un plazo de hasta cuatro o cinco años, dependiendo de la normativa de cada región.

En ambos casos, eso sí, hay que presentar una solicitud formal ante la administración autonómica. El plazo para hacerlo es generalmente de seis meses desde la aceptación de la herencia, aunque puede ser menor dependiendo de la región que nos cobre el impuesto. Asimismo, cada comunidad se reserva el derecho a aceptar o no estas peticiones, a exigir garantías y a cobrar intereses de demora mientras dure el aplazamiento o el fraccionamiento.

Contratar un préstamo al banco para pagarlo

Si esa opción falla, una alternativa puede ser pedir financiación a una entidad bancaria. Por ejemplo, en caso de que el coste del impuesto no sea muy elevado, se puede solicitar un préstamo personal, en cuyo caso se aplicaría un interés de entre el 5% TIN y el 10% TIN, dependiendo de las condiciones ofrecidas por cada banco.

En este punto, desde HelpMyCash.com recomiendan no acudir solo a los bancos de toda la vida, sino también a entidades más pequeñas u online que puedan ofrecer unas buenas condiciones. Cofidis y Banco Mediolanum podrían ser opciones a tener en cuenta, pues permiten obtener sumas relativamente altas de dinero (15.000 y 20.000 euros, respectivamente) a devolver en varios años (ocho y siete) y con un interés atractivo (5,95% TIN y euríbor a tres meses más 7%).

En cambio, si el coste del ISD es muy elevado, se puede solicitar un préstamo hipotecario a un banco y poner como garantía la vivienda heredada. En este caso, por lo general, el importe sería de hasta un 60% del valor del inmueble, el plazo podría alcanzar hasta los 20 o los 30 años y el interés rondaría el 5% o el 6% TIN.

Recurrir a un intermediario o a un prestamista privado

Finalmente, en caso de que ningún banco quisiera aprobar la solicitud, quedaría la opción de acudir a un intermediario financiero o a un prestamista privado. Varias de estas compañías conceden préstamos con garantía hipotecaria para esta finalidad, cuyos requisitos son más flexibles que los de la banca. Las condiciones de financiación, sin embargo, son algo peores: tienen un interés más alto, un plazo algo más corto (unos 20 años como mucho) y un importe más bajo (hasta el 40% del valor de la vivienda, por lo general).

Una de estas empresas es Suitaprest, que puede prestar hasta el 40% del valor del inmueble heredado con un plazo de hasta 20 años y un interés de entre el 8% y el 14% TIN. Esta compañía, además, permite pedir un período de carencia parcial de hasta cinco años, durante el que solo hay que pagar los intereses devengados.

0 ComentariosSé el primero en comentar
User