HelpMyCash

ESPAÑA.

Cómo evitar las comisiones de mantenimiento de las tarjetas bancarias


Escrito 14 Oct 16

Cada vez son más los españoles que optan por realizar sus pagos con dinero de plástico en vez de con efectivo, como se deduce de los datos aportados por el Banco de España. Según este organismo supervisor, en el segundo trimestre de 2016 se registraron un total de 71,93 millones de tarjetas bancarias en circulación, un 5,38 % más que en el mismo período del año anterior, y el número de operaciones de compras en terminales de punto de venta superó por primera vez en la historia a la cifra de operaciones de retirada de efectivo en cajeros.

Parece, por tanto, que muchos ciudadanos se han rendido a las ventajas que ofrecen estos productos, pero las tarjetas pueden presentar un inconveniente importante frente al dinero en efectivo: las comisiones por emisión y mantenimiento del plástico. Afortunadamente, como apuntan desde el comparador financiero HelpMyCash.com, existen varias maneras de evitar las fastidiosas cuotas anuales.

Contratar tarjetas sin cuotas anuales

La mejor manera de evitar las cuotas anuales es contratar tarjetas que no tengan comisiones de emisión, de mantenimiento ni de renovación. Para saber si el plástico que nos ofrecen no incluye ninguno de estos costes simplemente hay que leer las características de la tarjeta y asegurarse de que, efectivamente, la entidad no cobre ni un solo euro por emitirla y mantener vigente el contrato. Esa información debe aparecer obligatoriamente en los términos y condiciones del producto.

Actualmente hay varios bancos que emiten tarjetas de débito y de crédito sin cuotas anuales, aunque en el caso de estas últimas, muchas veces hay que cumplir una serie de condiciones de vinculación para evitar el cobro de comisiones. Si no queremos atarnos a ninguna entidad, podemos contratar productos como la Tarjeta de crédito Oro de Wizink, que se puede conseguir sin tener que abrirse una cuenta ni tener que cumplir ningún requisito de vinculación.

Domiciliar la nómina en la cuenta vinculada a la tarjeta

Otra manera de conseguir tarjetas gratuitas, es decir, sin cuotas anuales, es domiciliar la nómina en una de las cuentas de nuestra entidad. La mayoría de los bancos eliminan las comisiones de emisión de sus tarjetas a cambio de cumplir este requisito y muchos de ellos tampoco nos cobrarán comisiones de mantenimiento o renovación mientras cumplamos esta condición.

Sin embargo, en estos casos es probable que también tengamos que cumplir otros requisitos adicionales, como realizar un consumo mínimo anual de entre 600 y 2.000 euros o mantener unos ingresos mínimos domiciliados. Además, debemos tener cuidado con las ofertas temporales, ya que algunos bancos no cobran nada durante el primer año y, pasado ese tiempo, sí exigen que se pague una comisión de mantenimiento.

Cuidado con los otros costes

Que una tarjeta de crédito o de débito sea gratuita no significa que no tengamos que pagar nada por utilizarla. Algunas operaciones (sacar dinero a débito en cajeros ajenos a la entidad emisora o disponer de efectivo a crédito) casi siempre tienen asociada una comisión, por lo que antes de contratar el plástico deberemos leer atentamente sus condiciones para saber en qué casos se nos cobrará un coste y en qué otros no. 

Comentarios (0)

No hay comentarios

Nadie ha comentado aún. ¡Sé tú el primero!