La aparición de las transferencias inmediatas ha sacudido el sector de los pagos. Ha sido una llegada un poco accidentada, porque muchos bancos aún no las han acabado de incorporar del todo, pero desde el 14 de febrero ya podemos hacer transferencias en menos de 15 segundos.

Y con esta llegada, se amplía el abanico de opciones que tenemos para enviar dinero desde el banco. De hecho, con esta incorporación ahora disponemos de hasta seis formas para hacer envíos de dinero de una cuenta bancaria a otra, informan desde el comparador de productos financieros HelpMyCash.com. ¿Conoces las diferencias entre todas? ¿Sabes en qué casos debes usar cada tipo de transferencia?

Si tenemos prisa, estas las opciones más rápidas para enviar dinero

Las nuevas transferencias inmediatas que algunos bancos incorporaron el pasado 14 de febrero han abierto nuevas posibilidades para hacer envíos de dinero al instante. Esto podría sustituir las transferencias urgentes que se hacían mediante el Banco de España (también conocidas como OMF).

Pero ¿cuáles son las diferencias entre estos dos servicios? Más allá de las diferencias técnicas, principalmente dos, el tiempo y el coste. Las transferencias inmediatas lo son de verdad, ya que el dinero llega en solo unos segundos. En cambio, los movimientos que hagamos con una OMF llegarán a lo largo de ese día, pero no al momento. Por otro lado, el coste de estas dos opciones no es el mismo en todos los bancos. Mientras que las transferencias urgentes siempre tienen coste (de entre 6 y 25 euros), las transferencias instantáneas pueden ser gratis en algunos bancos o incluso más caras en otros. Pero debemos advertir una cosa: las transferencias inmediatas no se pueden hacer entre todas las entidades, solo entre aquellas de la Zona SEPA que tengan habilitada la tecnología que lo permita, mientras que las transferencias vía banco de España solo pueden hacerse entre bancos que tengan abierta una cuenta en el regulador.

Por último, hay que recordar que los bancos lanzaron hace unos meses una tercera opción que permite los envíos al instante, pero entre contactos del teléfono. Se trata de Bizum, una aplicación con la que se pueden hacer envíos al momento sin necesidad de conocer el número de cuenta bancaria. No obstante, con Bizum solo podremos enviar un máximo de 500 euros por operación.

Transferencias estándar para ahorrar en comisiones

Pero las opciones que acabamos de comentar tienen sus inconvenientes y, si no tenemos prisa, muchas veces lo que nos conviene es hacer una transferencia estándar. Estos envíos tardan en llegar un máximo de un día hábil desde la fecha de liquidación, que suele ser el mismo día si la transferencia se ha ordenado por la mañana. Además, es muy fácil que no nos cuesten ni un céntimo, ya que deshacerse de las comisiones por esta operación es relativamente sencillo si contratamos una cuenta sin costes.

Y a parte de las transferencias estándar, la banca electrónica nos ofrece aún más opciones. Por un lado, podremos indicar qué día queremos que se liquide un envío, una herramienta que puede sernos útil si queremos que el dinero llegue a otra cuenta una fecha concreta. Por otro, también podremos programar transferencias periódicas, envíos de dinero que se harán automáticamente durante el tiempo que le indiquemos, ideal para transacciones frecuentes como pagos de alquiler, por ejemplo.