El fantasma de las sucursales bancarias clausuradas recorre España. En la última década los bancos han dejado vacías 19.233 oficinas, el 42% del total.

Hoy en día hay una oficina por cada 1.765 habitantes, pero hace una década, en septiembre de 2008, cuando el parque total superaba las 45 mil, tocábamos a casi un establecimiento por cada mil habitantes. Ahora nos tenemos que conformar con poco más de 26 mil oficinas de bancos (datos de septiembre de 2018 ofrecidos por el Banco de España).

Y la tendencia continúa a la baja, afirman los expertos del comparador HelpMyCash. La última entidad en anunciar un ajuste de su red de oficinas ha sido CaixaBank, que pretende cerrar 821 sucursales y reducir su plantilla en 2.000 o 2.500 empleados. El ajuste se enmarca en el nuevo plan estratégico de la entidad para el período 2019-2021.

El mismo plan prevé tener una red para 2021 de al menos 600 oficinas Store, el nuevo modelo de sucursal urbana de CaixaBank. Este propósito requerirá que la entidad abra en los próximos tres años 315 oficinas nuevas, ya que ahora tiene 285 de este tipo. Asimismo, parece ser que las oficinas (más de mil) del modelo AgroBank, ubicadas en el ámbito rural, se mantendrán.

La reconfiguración del parque de oficinas irá de la mano de una apuesta por acelerar la transformación digital del banco. "Se intensificará el modelo de atención remota inTouch de CaixaBank, hasta alcanzar los 2,6 millones de clientes (desde los 600.000 clientes en los que se prevé cerrar el ejercicio 2018)", informó el banco. Este servicio permite que los gestores puedan ayudar a los clientes a distancia, a través de videoconferencia, mensajería instantánea, llamadas, etc.

Los cierres no se limitan a Caixabank

Caso aparte es del Santander, que con la compra del Popular en 2017 heredó unas 1.700 sucursales. Según estimaciones de Morgan Stanley, el Santander bajará la persiana de entre 350 y 850 oficinas, en parte por la proximidad de muchas de ellas entre sí. La reestructuración podría comenzar el próximo mes de abril, según publicó en noviembre El Confidencial Digital.

BBVA, que tenía previsto cerrar este año 176 sucursales en España, ya había clausurado más de la mitad a mediados de año.