A pesar de los pronósticos que auguran una posible subida de tipos en 2019 que, se supone, afectaría para bien a la rentabilidad de los depósitos y de las cuentas de ahorro, de momento las rentabilidades atractivas en los productos de ahorro clásicos ni están ni se las esperan a corto plazo. Prueba de ello es que las cuentas remuneradas, que hasta ahora se postulaban como la alternativa a los plazos fijos, están sufriendo nuevos recortes.

Sin ir más lejos, recientemente WiZink y Banco Santander han anunciado recortes. En el primer caso, la entidad ha rebajado la rentabilidad de su cuenta de ahorro del 0,50 % al 0,30 % TAE, un cambio que afectará a los ya clientes a partir del 1 de julio (la nueva rentabilidad ya está activa para los nuevos clientes). Por su parte, el Santander ha comunicado que a partir del 10 de julio el saldo máximo remunerable de la Cuenta 1|2|3 se reducirá de 10.000 a 6.000 euros, aunque mantendrá el TIN en el 3 %. El anuncio llega solo tres meses después de que la entidad presidida por Ana Botín redujese el techo de 15.000 a 10.000 euros.

Recientemente, Openbank también recortó la rentabilidad de su Cuenta de Ahorro, aunque discretamente, afirman los expertos del comparador bancario HelpMyCash. El tipo de interés para los clientes no vinculados se redujo del 0,15 al 0,10 %, mientras que aquellos con su nómina o pensión domiciliada o tres recibos siguen recibiendo un 0,40 %. Otro ejemplo de las constantes rebajas a las que están siendo sometidas las cuentas es el de Oficinadirecta, cuya Cuenta Depósito vio reducida su rentabilidad hace un mes del 0,40 al 0,20 %, aunque las nuevas aportaciones continúan rentando al 0,50 % durante cuatro meses (hace no mucho la rentabilidad promocional era del 1 %).

Otra entidad que ha practicado recortes es la maltesa Ferratum Bank, que abrió sus puertas en España el pasado año con una cuenta de ahorro muy suculenta, al 0,80 % TAE. Sin embargo, en marzo su interés disminuyó al 0,60 %.

Un panorama desolador al que los ahorradores ya están más que acostumbrados, tras años de constantes bajadas que pocos previeron cuando cazar un plazo fijo al 4 o al 5 % apenas resultaba complicado. En marzo, último mes sobre el que el Banco de España ha publicado datos, el tipo de interés medio de las cuentas a la vista fue del 0,04 % y el de los depósitos, del 0,08 %. Estas son las rentabilidades que ofrecen los grandes bancos. Incluso ING, que durante años fue el banco para ahorrar, comercializa ahora su Cuenta Naranja al 0,05 %.

Bankinter, la superviviente más longeva

Si hay una cuenta con rentabilidad que ha sobrevivido a los vaivenes del mercado esta es, precisamente, la más longeva de todas: la Cuenta Nómina de Bankinter, que renta al 5 % TAE el primer año y al 2 % el segundo para un saldo máximo remunerable de 5.000 euros. La entidad lanzó en 2015 una segunda propuesta con idénticas características: la Cuenta No-Nómina, pensada para aquellos clientes que querían disfrutar de una alta rentabilidad sin atar sus haberes con el banco.

También sobreviven la Cuenta Expansión Plus del Sabadell con una rentabilidad de hasta el 3 % TAE o la Cuenta 360 de Cajamar, con una TAE máxima del 3,03 %.