Hipoteca puente: el producto para comprar una casa antes de vender la tuya

Hipoteca puente: el producto para comprar una casa antes de vender la tuya

0
Me gusta
0
Comentar
Guardar

Las consecuencias económicas del confinamiento se dejarán notar en muchos sectores, pero especialmente en el inmobiliario. De hecho, ya hay quien asegura que el precio de las viviendas bajará, algo que no es una buena noticia para los que tengan un inmueble hipotecado y quieran venderlo para sacarse un dinero y comprarse un nuevo piso. Existe, sin embargo, una solución para estas personas: contratar un crédito puente.  Desde el comparador bancario HelpMyCash.com nos explican a continuación cómo funcionan estas hipotecas para cambiar de casa y cuáles son tanto sus ventajas como sus inconvenientes. 

Para compradores con una casa hipotecada

En pocas palabras, una hipoteca puente nos permite juntar en un solo producto el préstamo que tengamos pendiente sobre la vivienda que no podemos (o aún no queremos) vender y el crédito que necesitaríamos para comprar una casa nueva. Es decir, que es una hipoteca con dos inmuebles como garantía: el actual y el que vayamos a adquirir.

Lógicamente, tener esas dos hipotecas en una nos haría pagar unas cuotas demasiado altas. Por ello, según HelpMyCash.com, estos préstamos puente suelen tener un período inicial, generalmente de entre seis meses y cinco años, durante los que se aplica una carencia total o de capital. Así, dispondremos de ese tiempo para vender nuestra antigua vivienda a un precio adecuado para cuando pase la pandemia y, mientras tanto, no pagaremos nada o abonaremos únicamente los intereses, respectivamente. 

Tras vender el antiguo inmueble a un comprador que nos pague una suma razonable por él, solo quedaría utilizar el dinero obtenido para cancelar una parte de la deuda y liberar esa vivienda. Así, finalmente, ya solo nos quedaría una hipoteca normal y corriente sobre la nueva casa.

¿Qué pasa si no se vende la antigua vivienda?

Contratar un producto de estas características, no obstante, implica también correr dos riesgos. El primero es que, pese a dejar pasar el tiempo, la anterior vivienda se deprecie y no consigamos sacarle todo el dinero que queríamos. Y el segundo, y aún más importante, es que no podamos venderla dentro del período inicial pactado con el banco. 

Si se diera ese último caso, la carencia mencionada anteriormente dejaría de tener efecto, así que pasaríamos a pagar unas cuotas muy elevadas sobre una gran deuda (la de la anterior hipoteca y la de la nueva compra). Por lo tanto, antes de llegar a ese punto, convendría tratar de pactar con la entidad para extender en lo posible el plazo de la carencia. 

¿Qué bancos dan hipotecas puente?

Para aquellos interesados en contratar esta clase de préstamos, desde el comparador HelpMyCash.com aseguran que actualmente solo hay dos entidades que comercialicen abiertamente estas hipotecas: Banco Santander e Hipotecas.com. Ahora bien, matizan que, en la práctica, cualquier banco podría concedernos un crédito puente tras un proceso de negociación

Por ello, si nos seduce la idea de cambiar de casa y financiar la operación con una hipoteca puente, lo ideal es acudir a diversas entidades para comparar sus ofertas. Como con cualquier préstamo hipotecario, habrá que analizar el interés aplicado, las bonificaciones, las comisiones y los demás costes, además de aspectos más particulares como el tiempo de carencia inicial.

0 ComentariosSé el primero en comentar
User