La banca está inmersa en un profundo cambio. La llegada de las tecnologías le ha obligado a reinventarse para dar respuesta a las nuevas costumbres de la sociedad. Y en este contexto le han surgido unos nuevos competidores que vienen pisando fuerte: los bancos fintech. Se trata de entidades que han ido apareciendo en los últimos dos años y que han reinventado el modelo de banca tradicional.

Una de sus principales características es que estos bancos se llevan en el bolsillo, es decir, que su operativa se realiza básicamente desde una aplicación móvil. Además, los productos suelen ser libres de comisiones. Pero, sin duda, la diferencia principal es que son los primeros bancos que se pueden abrir en más de un país con las mismas condiciones. Es decir que, a diferencia de un banco tradicional, una cuenta de un banco fintech tiene exactamente las mismas condiciones en todos los países y te permite operar en todos ellos.

Pero ¿son seguros estos bancos?

Los bancos fintech los podríamos dividir en dos categorías, los challenger banks y los neobancos o neo banks. La diferencia principal entre ambos radica en la licencia bancaria, ya que los segundos no disponen de ella. Pero, a pesar de tener o no una licencia, desde el comparador de productos financieros HelpMycash.com aseguran que son igual de seguros que un banco tradicional

Para empezar, los challenger banks, al contar con licencia bancaria, están regulados por los mismos organismos que los tradicionales, por el Banco Central Europeo y por el Banco Central de su país de origen. Esto significa que deben cumplir la misma normativa que el resto de los bancos del territorio. Además, para concederles la licencia, se han sometido a los mismos controles de calidad que el resto de los bancos.

Por otro lado, los neo banks operan como una capa superficial de un banco tradicional. Es decir, la marca, la operativa o los productos son los de un banco fintech, pero, en realidad, el cliente está depositando su dinero en una entidad matriz. Esto significa que la regulación es la del banco tradicional y que el dinero estará protegido por el FGD de su país de origen.

¿Cuáles han sido los casos de éxito?

De todos los nuevos bancos que han surgido en los últimos meses ha habido algunos que se han convertido en casos de éxito, ya que han conseguido seducir a miles de clientes en toda Europa.

N26, un challenger bank de origen alemán que nació en 2015, ya cuenta con más de 850.000 clientes. Además, se trata de uno de los bancos con mayor crecimiento de Europa. Actualmente N26 está presente en 17 países de Europa y para los próximos ejercicios tiene prevista la expansión por el Reino Unido y Estados Unidos.

Otro caso es el del neobanco Revolut. Esta entidad también nació en 2015, pero a diferencia de la anterior aún no dispone de licencia bancaria. A la espera de que la consiga, el dinero de las cuentas está depositado en la entidad inglesa Lloyd Bank. Actualmente, cuenta con más de un millón y medio de clientes en todo el mundo.