A diferencia de lo que ocurre en otros países como Estados Unidos o Gran Bretaña, en España no existe la cultura de contratar a un profesional que negocie por el cliente la concesión de una hipoteca. Pero poco a poco y sin hacer ruido, la intermediación financiera ha ganado una cierta popularidad durante los últimos años, especialmente entre hogares con perfiles poco atractivos para la banca. ¿Cuáles son los motivos de esa creciente demanda? Desde el comparador online HelpMyCash.com nos los desgranan.

Una manera de conseguir financiación con pocos ahorros

Una de las razones apuntadas por los expertos del comparador es que los intermediarios financieros o brókeres hipotecarios tienen una mayor capacidad para negociar la concesión de hipotecas que financien hasta el 100% del precio de la vivienda a adquirir. Actualmente, muchos clientes (especialmente los más jóvenes) no tienen los ahorros suficientes para afrontar la entrada y los gastos de un préstamo hipotecario al 80%; de ahí que buena parte de ellos se plantee la opción de contratar a un profesional que les consiga una mayor financiación.

La diferencia entre ir por libre o contratar a un intermediario es clara: generalmente, un solicitante pueden negociar la concesión de no más del 90% o 95% del precio de la vivienda. Y es necesario, además, que el valor de tasación sea más elevado y que el cliente tenga un perfil bueno: situación laboral estable, ingresos relativamente altos, etc. Para conseguir hasta el 100% sería necesario que el inmueble perteneciera a la entidad.

Un bróker, en cambio, puede conseguir que el banco suba ese porcentaje hasta el 100% sin necesidad de que se cumplan todos esos requisitos. Y si hace bien su trabajo, puede conseguir ofertas de varias entidades financieras, que presentará a su cliente en el mismo formato en el que lo haría el banco. 

Contratar a un intermediario tiene un precio

Pero los intermediarios no trabajan gratis, como es lógico. A cambio de sus servicios, cobran una comisión que, normalmente, suele ser de entre el 2% y el 5% del capital conseguido (no está regulada). Desde HelpMyCash.com aconsejan contratar a un bróker que cobre sus honorarios solo si la operación se termina formalizando.

La remuneración del bróker, eso sí, debe incluirse en la información que el cliente recibe antes de contratar el servicio. Asimismo, se tiene que incorporar al cálculo de la tasa anual equivalente de las ofertas que presente el intermediario al solicitante. Este es un requisito obligatorio que exige la Ley Reguladora de Contratos de Crédito Inmobiliario.

Financiación alternativa a la banca

Pero los españoles no solo contratan los servicios de intermediarios financieros para conseguir hipotecas de más dinero. Y es que, paralelamente, también ha crecido el número de clientes que contactan con estos profesionales para obtener préstamos con garantía hipotecaria que les permitan reunificar deudas, pagar herencias o reformar inmuebles, por ejemplo. De hecho, durante los últimos años han aparecido diversas compañías privadas que se especializan en dar este servicio, como Suitaprest o TQ Eurocredit.

Estos créditos con garantía hipotecaria son productos algo distintos a las hipotecas de toda la vida. En primer lugar, la garantía de pago suele ser un inmueble en propiedad del cliente, sin cargas. Y en segundo lugar, las condiciones de financiación son más restrictivas: se presta hasta el 40% o el 50% del valor del inmueble como máximo, se da un plazo de entre 15 y 20 años como mucho para devolver el dinero y se aplica un interés mayor (sobre el 10%).

Los requisitos para acceder a estos préstamos, en cambio, son mucho más flexibles, ya que pueden conseguirlos clientes con dificultades económicas o hasta con embargos pendientes. Aun así, desde HelpMyCash.com aconsejan analizar muy bien la propia situación económica antes de pedirlos, pues si no se pagan las cuotas a tiempo, se puede terminar perdiendo el inmueble aportado como garantía.