Tras una última sesión con notables descensos, podemos apreciar como en la actualidad muestra cierta indecisión. La tendencia a corto plazo es bajista y parece haber marcado un nuevo máximo en torno a los 10.090 puntos, pero hasta que no rompa la directriz alcista iniciada en el mes de junio, no podemos afirmar con claridad que regresen los números rojos. La zona de soporte importante que debe quebrar para tomar posiciones cortas se sitúa en los 9.955 puntos.

Por el contrario, podremos apreciar una acelerada presión compradora si el selectivo logra superar los 10.140 puntos, nivel de resistencia importante que podría empujar al Ibex 35 a la zona de los 10.330 puntos. Siendo superada dicha resistencia, las posiciones largas liderarían en los próximos movimientos.