El 8 de enero el IBEX-35 ya había perdido justo un cuarto de su valor desde el máximo de 11.866,4 puntos del 13 de abril de 2015. Con dividendos la pérdida es del 22,5%.

La primera de las tablas siguientes ordena los valores que actualmente componen el IBEX-35 según el porcentaje de caída que acumulan desde su máximo de las últimas 52 semanas, sin tener en cuenta dividendos.

En el caso de OHL sí se incluyen los derechos de suscripción procedentes de la macroampliación de octubre de 2015, cuyo valor teórico fue de 5,113 €, que de no considerarse distorsionarían la minusvalía real. Aun así, OHL es el valor, junto con ArcelorMittal y Sacyr, que más ha caído.

La segunda tabla indica la revalorización de cada sociedad desde la cotización mínima alcanzada en las últimas 52 semanas. Vemos que al menos 15 de los 35 integrantes del selectivo están en sus mínimos o muy cerca de ellos.

Desde el mes de agosto, los valores más alejados de sus máximos han seguido cayendo más que el resto, prácticamente semana tras semana, por lo que una estrategia consistente en comprar esos valores habría producido un resultado desastroso.