Ben Bernanke comparecerá hoy a las 16:00h en Jackson Hole. Hace justamente un año, el presidente de la FED aprovechó este mismo contexto para preparar la segunda ronda de compra de activos en el mercado (QE2), y es la expectativa de que se repita la función lo que en última instancia está impulsando hoy a las bolsas.

Nosotros pensamos que de momento hay más razones para ser pesimista que de que se repita la misma escena. Básicamente porque estamos a dos meses de las elecciones y además los datos macro publicados en Estados Unidos a lo largo del mes de agosto no justifican emprender una batalla matando moscas a cañonazos.

Entendemos que el mercado no descarta que el discurso de Bernanke sea favorable a un QE3 porque la Reserva Federal no ha dejado de insistir en sus últimos comunicados que la implementación de nuevas medidas acomodaticias estarían garantizadas a menos que fuéramos asistiendo a un claro fortalecimiento de la recuperación económica. Sin embargo en nuestra opinión la necesidad de diseñar un plan de consolidación fiscal que corrija el déficit estructural en Estados Unidos, debería hacer que reserven “la última bala de la recámara”  para cuando el nuevo gobierno que salga elegido en las presidenciales de noviembre suba los impuestos de forma generalizada.

Como se suele decir, un único dato no hace tendencia pero creemos que la decepción que podría desencadenar la comparecencia de hoy en Jackson Hole no contribuirá al optimismo de cara a las próximas semanas.

¿Cuáles son vuestras expectativas?