Se conoce como “efecto enero” al fenómeno por el cual las bolsas son alcistas durante este mes del año.

 

A mito le acompañan multitud de variantes como que el resultado de este mes hace las veces de índice de lo que ocurrirá el resto del año o incluso hay quien defiende que los sectores que mejor se han comportado durante el año anterior serán los que peor lo hagan en enero y viceversa.

 

Hemos realizado un breve análisis del comportamiento del índice S&P500 para tratar de interpretar el efecto de este fenómeno. En la tabla podéis observar la rentabilidad intermensual de enero de cada año y la del mes más rentable:

 

 

 

31/01/1991

4,2%

31/12/1991

11,2%

31/01/1992

-2,0%

31/07/1992   

3,9%

29/01/1993

0,7%

31/08/1993

3,4%

31/01/1994

3,3%

31/08/1994

3,8%

31/01/1995

2,4%

30/11/1995

4,1%

31/01/1996

3,3%

29/11/1996

7,3%

31/01/1997

6,1%

31/07/1997

7,8%

30/01/1998

1,0%

30/10/1998

8,0%

29/01/1999

4,1%

29/10/1999

6,3%

31/01/2000

-5,1%

31/03/2000

9,7%

31/01/2001

3,5%

30/04/2001

7,7%

31/01/2002

-1,6%

31/10/2002

8,6%

31/01/2003

-2,7%

30/04/2003

8,1%

30/01/2004

1,7%

30/11/2004

3,9%

31/01/2005

-2,5%

29/07/2005

3,6%

31/01/2006

2,5%

31/10/2006

3,2%

31/01/2007

1,4%

30/04/2007

4,3%

31/01/2008

-6,1%

30/04/2008

4,8%

30/01/2009

-8,6%

30/04/2009

9,4%

29/01/2010

-3,7%

30/09/2010

8,8%

31/01/2011

2,3%

31/10/2011

10,8%

31/01/2012

4,4%

31/01/2012

4,4%

 

 

Como véis el único año en el que verdaderamente el mes de enero se convierte en el más rentable, tiene lugar según nuestro estudio, en el año 2012. De acuerdo con el período analizado, cerca del 60% de los meses de enero “alcistas” precedieron a un año con rentabilidad positiva. Por último, según Morgan Stanley, durante los tres últimos años sí se ha cumplido la rotación sectorial que hemos comentado.

 

¿Cómo interpretáis el “efecto enero”?¿Pensáis que este fenómeno es más mediático que real?