Google publicó ayer tras el cierre de mercado los resultados correspondientes al tercer trimestre del año y una vez más sorprendió al mercado. El beneficio por acción alcanza los 9.72$, un 11% más de los 8.72$/acc. que esperaba el consenso. En ventas la cifra alcanza los 9,72bn$, +8% sobre el trimestre anterior y un 33% más que en el mismo período de 2010. Los resultados son ampliamente mejor de lo esperado.

 

EVOLUCIÓN DE LAS VENTAS

 

 

 

Las dudas que meses atrás se centraban en los cambios de la gestión y parte de la estrategia han terminado enderezándose con los sucesivos reportings.

 

Si bien la estructura de costes se ha ajustado con precisión al nuevo perfil de “pagar por el talento”, la siguiente tabla evidencia una mejora de la eficiencia apoyada en una aceleración de las ventas por encima del crecimiento de los costes.

 

 

La parte core del negocio, dependiente de la publicidad online, demostró casi total inmunidad al entorno de crisis actual. La facturación por click aumentó un 28% y/y pese a la caída de un 5% del coste per click a nivel intertrimestral. Entendemos que esta divergencia entre precio y volúmen se debe al crecimiento de la banda ancha móvil, tanto en smartphones como en tablets, y sobre todo al liderazgo que ejerce Google dentro del universo de buscadores en este segmento (muy por encima que en PC`s).

 

El negocio de móviles, que tras la adquisición de Motorola entrará en otra fase que aún no podemos evaluar, sigue caracterizado por el fuerte tirón del sistema operativo Android (44% cuota mercado vs 23% Iphone ó 19% Blackberry)

 

El resto de “nuevas ideas” tales como Chrome o Google + cuentan ya con millones de usuarios, lo que supone una buena muestra de cómo retorna la inversión en Google y justifica el esfuerzo en Capex.

 

En cuanto a la caja, a cierre de septiembre de 2011 ascendía a 42.6bn$. Esto representa un 23.5% de la capitalización bursátil.

 

 

Conclusión

 

Los resultados vuelven a ser de calidad, mejores de lo esperado y refuerzan la visibilidad del crecimiento de la compañía. Esperamos revisión al alza de estimaciones por parte del consenso. Entendemos que Google no quedaría ajena a una nueva recesión mundial pero se encuentra muy bien preparada para afrontar un entorno de desaceleración. Seguimos apostando por un valor en donde los ingresos crecen >30%, los beneficios >20%, y se retoma la senda de expansión en márgenes.