Las grandes incertidumbres que pesan sobre las entidades financieras están haciendo mella en sus cotizaciones, Santander, BBVA, DB, Bank of America… todos los bancos parecen grandes oportunidades de inversión si analizamos los ratios o grandes riesgos si analizamos la situación actual del sector.

 

Morgan Stanley ha publicado un informe en el que menciona los 5 debates/riesgos que centraran la atención del mercado y marcarán la evolución del sector en el mercado:

 

 

  1. El impacto del riesgo soberano en la financiación

 

Cuanto más le cueste financiarse al estado más le costará financiarse a los bancos, ello repercutirá muy negativamente en sus márgenes y beneficios. Sin embargo, parece que el BCE, junto con Unión Europea, serán capaces de relajar la situación con políticas apropiadas. La paulatina recuperación del crédito y del flujo de capitales provocará resultados positivos que se harán notar especialmente en los países del norte de Europa, y tardará más en causar mejoras apreciables en la periferia.

 

  1. El impacto de la nueva regulación sobre los beneficios.

 

Basilea III afectará en mayor o menor medida a los bancos según el tipo de banca que desarrolle. En principio la banca de inversión será la que más sufra para amoldarse a estas nuevas reglas y la banca retail la que menos, sin embargo quedan interrogantes que de momento se traducen en un mayor CoE. En líneas generales los mayores requerimientos de capital se implicarán menores RoE y así un menor potencial por valoración teórica.

 

  1. Desapalancamiento durante los próximos años.

 

A lo largo de la historia, cualquier crisis bancaria ha venido seguida de una recuperación débil y lenta además de un largo período de desapalancamiento. Si hay algo que ha caracterizado estos últimos años ha sido el endeudamiento excesivo de todos los agentes económicos, incluidas las entidades financieras, por ello este efecto será mayor.

 

  1. Reducción de costes y ajustes

 

El presente año podría considerarse como el año de la mano dura, hemos visto recortes de personal, ventas de activos en cartera, ventas de negocios. Las entidades financieras se encuentran en una situación difícil ante los nuevos tiempos y están reaccionando agresivamente.

 

  1. Mayor diferenciación.

 

Los precios actuales de mercado no reflejan la posición de ventaja que poseen determinadas instituciones financieras. No todos los bancos están igual preparados ante la crisis de deuda, y tampoco la recuperación del crédito será homogénea para todo el sector. También, hay diferencias sustanciales en cuanto al nivel de riesgo de apalancamiento de unos y otros.

 

Todas estas incertidumbres han lastrado las cotizaciones de los bancos y determinarán si a la larga son una buena inversión o no. Nosotros tras casi dos años sin tener ningún banco en cartera (excluyendo alguna operación de trading) hemos hecho alguna pequeña inversión en el sector. No estamos convencidos de que todavía sea el momento de volver a invertir en bancos pero empezamos a encontrar valor a estos precios.