Para explicar la reacción de ayer del mercado tras la decisión de del BCE de mantener los tipos, nos ha gustado este editorial del Diario Expansión, que os transcribimos a continuación:

“Si uno se quedara sólo con el comunicado que leyó ayer el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, la tentación de poner en grande y con mayúsculas la palabra “decepción” hubiera sido elevada. Sin embargo, pese a la inacción de ayer, con una inflación muy por debajo del objetivo, el mercado se lo tomó bien, lo comprendió. El propio presidente reconoció tras pronunciar el discurso que “los mercados entienden ahora mucho mejor nuestras funciones de política monetaria que hace uno o dos años”. Él entró en noviembre de 2011 por lo que, al menos, no se refirió a la etapa de su predecesor, Jean-Claude Trichet. La gran diferencia es que a Mario Draghi le cuesta responder con un “no comment” y, como decía el poeta estadounidense Wallace Stevens, “la confianza, como el arte, nunca proviene de tener todas las respuestas sino de estar abierto a todas las preguntas”. Y Draghi lo está. Ayer, de hecho, hizo un esfuerzo sobrehumano para intentar convencer a todos los oyentes, a los allí presentes y a los miles de seguidores online, de que no era el momento de actuar, pese al último dato de inflación. Y lo logró. Pero claro, para ganarse la confianza del mercado, hay que dejar huella en la historia, como lo hizo con el famoso “whatever it takes” que pronunció en julio de 2012 para salvar el euro. Los retos, no obstante, siguen ahí: junto a esta tasa de inflación, la economía sigue débil, el desempleo disparado y el crédito continúa medio muerto. Por eso la batalla no está ganada, pero con confianza se lucha de otra manera.”

Fuente: Diario Expansión, viernes 7 de febrero de 2014.