En nuestro último artículo sobre CAF comentábamos nuestras preocupaciones sobre la evolución de la compañía y que nos manteníamos a la espera de señales positivas en los fundamentales o tomaríamos decisiones sobre nuestra posición. Tras reunirnos con la compañía y comentar con ellos los resultados del 3T13, vemos que a pesar de que muchas cosas han mejorado, algunos de los principales problemas persisten. No obstante, las perspectivas del negocio siguen siendo buenas y la incipiente recuperación económica puede servir de respaldo a estas perspectivas.

En el lado positivo, la actividad de mantenimiento y alquileres de la compañía comienza a contribuir sustancialmente a nivel de Ebitda por los mayores márgenes y a consumir mucho menos Capex que en ejercicios anteriores. La compañía cuenta con importantes proyectos en su cartera de pedidos a los que podrían sumarse otros por valor de más de 500M de aquí a final de año, que tendrían un impacto muy positivo y servirían para seguir dando visibilidad a los resultados.

En el lado negativo, el circulante sigue deteriorándose por la dificultad para cobrar proyectos como el de Venezuela o las deudas de las AAPP españolas (que podrían reducirse con el segundo plan de pago a proveedores del Gobierno) a la vez que los proveedores de la compañía le exigen el pago con mayor celeridad.

De este modo, la carga de deuda de la compañía se mantiene en cifras elevadas y sin vistas a reducirse en el corto plazo. El flujo de caja libre previsto para 2013 esperamos que pueda ser ligeramente positivo pero no lo suficiente como para cubrir el pago de dividendos del próximo año, por lo que el endeudamiento seguirá ganando tamaño.

Globalmente consideramos que aunque no se han corregido todos los desequilibrios, todavía quedan motivos para esperar que el valor mantenga la inercia impulsada desde los mínimos de marzo de este año, fecha desde la que los títulos de CAF suben más de un 40%.

¿Tenéis posiciones en CAF? ¿Estáis pensando entrar en el valor?