Google publicó sus resultados correspondientes al primer trimestre del año 2012 ayer, tras el cierre de Wall Street.

 

En líneas generales las cifras han sido mejores de lo esperado, si bien las ventas se sitúan prácticamente en línea con el consenso. $8.14 Bn vs $8.10Bn esperado.

 

Pensamos que el mercado prestaría especial atención a los siguientes aspectos: 1) la caja (posibilidad de que anunciaran un primer pago de dividendo); 2) los márgenes (por el deterioro que habían sufrido en el último trimestre de 2011); 3) el cost per click; 4) la integración con Motorola.

 

De acuerdo a la publicación:

 

1)        La caja pasa de 44.6bn$ a 49.3bn$. No han anunciado nada en torno al dividendo.

2)        Los márgenes se han mostrado amables; aunque no hemos visto mejoras la clave estaba en la contención de los mismos, dado que el trimestre anterior se había saldado con un a disminución sustancial.

3)        En cuanto a la evolución del cost per click, destacar que se acelera el deterioro del poder de fijación de precios hasta un -12% a/a desde el -8% a/a en el trimestre anterior. Sin embargo, en volúmenes los “clicks” aumentan un +39% a/a frente al +34% a/a del trimestre anterior.

4)        En relación a Motorola se han limitado a subrayar el enorme potencial que ofrecen sus otras líneas de negocio vinculadas a Android, Chrome y Youtube.

 

  • Al margen de todo este focus la compañía ha anunciado un split 2x1 con el que aprovecharán para limitar los derechos de voto. Es decir, cada acción antigua va a ser canjeada por una nueva con derecho a voto y otra sin derechos. Bajo nuestro punto de vista esta medida podría provocar algo de inestabilidad en el accionariado que se traducirá en mayor volatilidad a corto plazo y la posibilidad de que en un futuro el pago de los dividendos se canalice a través de las non voting shares.

 

Conclusión : resultados con luces y sombras; si bien las cifras son positivas, se confirma la ralentización del crecimiento. Además, no se han anunciado cambios en la retribución al accionista. Por otro lado, la emisión de la nueva serie de acciones es una medida que pensamos generará incertidumbre: las acciones sin derecho a voto deberán cotizar con un descuento tal que la prima con la que coticen las acciones normales, neutralice los cambios de la capitalización de mercado.