Josep Prats Orriols

(JPrats)

Gestor de Abante European Quality

Madrid. Madrid. ESPAÑA.

A jugar


Escrito 25 Nov 15

25 de noviembre de 2015

Un cuarto de siglo atrás, se hizo muy popular la expresión ¡A jugar! con la que el mítico presentador de televisión Joaquín Prat abría el concurso "El precio justo". Los concursantes tenían que aproximarse lo más posible en sus pronósticos, sin pasarse, al precio de una serie de bienes que les eran expuestos para su juicio. 

En esa época, participar en un concurso era un entretenimiento. A una suspensión de pagos se la llamaba suspensión de pagos, lo que era bastante claro e ilustrativo de la situación. Como lo eran sus consecuencias, denominadas quita y espera, que como su nombre indica significan cobrar menos y más tarde.

Con el nuevo siglo, el lenguaje de lo políticamente correcto se ha impuesto, y ahora una suspensión de pagos con quita y espera no se llama así. Su nombre es algo más optimista, algo más lúdico, algo más conciliador: concurso de acreedores con convenio. Hoy nos hemos desayunado con el anuncio de que una gran empresa española ha anunciado que solicitará un "preconcurso". A diferencia de lo que sucede en los concursos televisivos, la participación en estos concursos que organizan las compañías  no es voluntaria, y los posibles invitados a concursar no esperan con alborozo ser llamados " a jugar".  Y ello está incidiendo negativamente en la cotización de los bancos que le han prestado dinero. De momento la cotización de sus acciones está suspendida, pero sus bonos cotizan ya a un 15% del valor nominal, anticipando que "la quita" será sustanciosa.

Las cuentas de la empresa que estudia la posibilidad de invitar a sus acreedores a un concurso son objeto de controversia. Parece que no se sabe muy bien exactamente cuánto debe, o por lo menos, cuánto debería si un nuevo accionista, solvente y fiable, estuviera dispuesto a inyectar capital fresco. 

Intentar determinar, en estas circunstancias, el precio justo de sus acciones o de sus bonos, es harto difícil. Hay que ser un auténtico jugador. E incluso en ese caso, recuerden las normas de Joaquín Prat: aproxímense lo más posible, pero si se pasan, perderán.

Josep

 

 

 

 

Comentarios (4)

RollingStone Autodidacta

25 Nov 15

Gracias por su articulo. 


No entiendo cómo una empresa que no sabe cuanto debe sigue formando
parte del IBEX35. Y lo mismo opino de los bancos que le han prestado,
si tampoco saben lo que debe, otra cosa es que lo supieran y no hayan
instado el concurso. Algo debe cambiar aquí. 


25 Nov 15

Es una empresa que vale mas partida en trozos que venderla entera.


Los bancos saben perfectamente cual es la deuda y las consecuencias
de que no entrara un accionista de referencia.


Pacheco49 Conservador, - en palabras de W.Buffett- "No arriesgaría todo lo que tengo para conseguir lo que no necesito "lo cual no me impide buscar por nuevos caminos.

25 Nov 15

Cada vez que me han entrado ganas de aprender a valorar empresas, me
ha echado para atras la dificultad para acceder a las cuentas de las
empresas y la poca fiabilidad que me trasmiten la mayoria de las
empresas del mercado español , por su forma "particular"
cuando no enrevesada de presentar las cuentas ,  así como el hecho de
que para cuando accedes a las cuentas ya no reflejan fielmente la
situación financiera de las empresas. ¿ será que como no sé y soy
minorista  ?  ¡ mejor voy " a jugar " en lugar de a invertir !.


Esta mañana la presidenta de la C.N.M.V. con respecto a Pescanova
 decia : que es una nueva empresa y no tiene nada que ver con la
antigüa, ( escepto digo yo, los pabellones los barcos los empleados y
no sigo o sea quitan a los gestores sinvergüenzas y Ale-Hop una nueva
empresa y otra vez a bolsa. ¿Porqué no se preocuparon antes de que los
gestores fueran eso y no ladrones, ? siempre actuando demásiado tarde
y eso que saben o a lo mejor es por eso.


25 Nov 15

Cuando Joaquin Prat presentaba ese consurso "eran otros
tiempos". Muchas cosas se denominaban por vocablos que
significaban de manera más clara lo que realmente se quería decir. 
También se hacía más uso del articulo neutro, y con ello se evitaba
caer en decir: "las miembras".


Pero como que no entiendo de política, no sé yo que es lo que es más
politicamente correcto.