9 de diciembre de 2013

El pasado jueves, durante una comida con unos inversores en el fondo, uno de ellos me preguntó qué movimientos había realizado el último mes. Cuando le respondí que ninguno, medio en serio medio en broma replicó ¿y para no hacer nada nos cobras comisiones?

Y es que a veces la imagen que se tiene del gestor es la de una persona permanentemente atenta a una pantalla que aprovecha cada día las oportunidades que el mercado ofrece.  Pero las oportunidades no aparecen todos los días, ni tan siquiera todos los meses. Por lo menos el tipo de oportunidades que yo intento aprovechar. Que no son otras que las que se derivan de marcadas variaciones de la diferencia entre el precio de mercado y el valor fundamental de las compañías que tengo o puedo tener en cartera.

Noviembre fue un mes de muy baja volatilidad. Los precios de las compañías que analizo no sufrieron variaciones significativas y su valor fundamental, según mi criterio, tampoco. No encontré oportunidades y, en consecuencia, no me moví.

Diciembre ha empezado algo más movido. El Euro Stoxx 50 ha llegado a retroceder más de un 4% desde los máximos recientes y se ha situado por debajo de los 3.000 puntos. Como bien saben los que siguen este blog hasta que no superamos los 3.000 puntos habíamos mantenido un nivel de inversión superior al 100%, puesto que el margen de holgura hasta la valoración fundamental del índice, que estimo comprendida entre 3.500 y 3.600 puntos era amplio. Superados claramente los 3.000 puntos habíamos reducido el nivel de inversión hasta el 100%, y ahí nos mantuvimos durante el mes de noviembre.

Con los recientes recortes he incrementado moderadamente el nivel de inversión hasta niveles del 110%, aprovechando la oportunidad que nos ha brindado el mercado con la última corrección. No ha cambiado mi percepción de valor fundamental de las compañías pero sí lo hecho su precio. Lo lógico es que compre más bolsa cuando está más barata, y menos cuando no lo está tanto. Si prosigue la corrección en precios, sin que lo haga el valor fundamental de las compañías cotizadas, incrementaremos el nivel de inversión. Si se produce una recuperación en los precios y el Euro Stoxx 50 vuelve a instalarse en niveles próximos a los máximos recientes reduciremos el nivel de inversión hasta el 100% que hemos mantenido durante el último mes.

Actualmente el nivel de inversión se distribuye de la siguiente forma: un 95% de inversión en contado en 23 valores equiponderados y un 15% de inversión en futuros, a partes iguales entre los sectoriales de bancos, eléctricas y el del índice Euro Stoxx 50.

No sé si este movimiento dará frutos este mismo mes. Pero si mi análisis del valor fundamental de las compañías es acertado terminará por darlo.

Josep