Josep Prats Orriols

(JPrats)

Gestor de Abante European Quality

Madrid. Madrid. ESPAÑA.

Carta a los inversores. Abril 2015.


Escrito 6 May 15

Estimados inversores,

Tras cerrar el primer trimestre con notables ganancias, las bolsas europeas siguieron al alza en la primera quincena de abril para retroceder en la segunda y cerrar el mes con unas pérdidas moderadas, ligeramente superiores al 2% en el índice Euro Stoxx 50.

Nuestro fondo cierra el mes con un retroceso en el valor liquidativo del 2,5%. En lo que llevamos de 2015 las ganancias acumuladas alcanzan el 18,3%. Desde su inicio, hace 23 meses la rentabilidad acumulada se sitúa en el 40,6%.

En abril hemos incluido un nuevo valor en nuestra cartera, la eléctrica alemana E.ON, aumentando gradualmente nuestra exposición a un sector, el eléctrico, cuyas perspectivas de negocio a corto plazo todavía no están plenamente clarificadas, pero que a medio plazo ofrece un gran potencial de revalorización.

Tras esta incorporación la cartera está compuesta por 25 compañías, con una ponderación próxima al 4% por valor, y el nivel de inversión se sitúa en el 110%, completando la inversión directa en acciones con futuros sectoriales del sector bancario.

Los bruscos movimientos en el tipo de cambio del euro frente al dólar y en la TIR del bono alemán registrados en la última semana de abril, pueden explicar la volatilidad del mercado bursátil europeo. Perder del orden del 4% en la inversión en bono alemán a 10 años en el espacio de quince días es un fenómeno completamente anormal que obliga, a corto plazo, a recomponer muchas carteras de fondos con límites tasados de riesgo, provocando la desinversión en los activos más volátiles, como son las acciones.

En nuestra opinión, un repunte de la TIR del bono alemán, en una perspectiva de medio plazo, hasta niveles no superiores al 2% debería ser muy positiva para los mercados de renta variable, puesto que sería un claro indicador de la recuperación de un nivel normal de percepción de riesgo. Nuestra valoración fundamental de largo plazo para las compañías europeas asume un tipo de cambio medio de 1,20$ por euro, por lo que la revalorización reciente de nuestra divisa no ha alcanzado en absoluto niveles preocupantes aunque, evidentemente, un dólar fuerte tendría efectos muy positivos para los beneficios de las empresas europeas a corto plazo.

En mayo sabremos ya quién ha ganado las elecciones en el Reino Unido y podremos formarnos una idea aproximada, tras las elecciones municipales y autonómicas en España, sobre cuál pueda ser la composición de las Cortes Generales a final de año. Grecia firmará lo que tenga que firmar, porque es evidente que el pueblo griego no es partidario de un corralito, y una parte muy importante de los riesgos políticos que atenazan a algunos agentes del mercado quedarán desvanecidos.

Pero lo realmente relevante será analizar con detenimiento los resultados trimestrales de las compañías, que ya vamos conociendo. Y los que conocemos, de momento, muestran bien a las claras que esperar crecimientos de doble dígito, con carácter general, es altamente probable en el conjunto de las grandes compañías de la zona euro. 

 

Muchas gracias por su confianza,

Josep Prats

Comentarios (1)

6 May 15

Estimado Sr. Prats, con la incorporación de EON, ¿cuál es el peso de eléctricas y petroleras en la cartera, incluyendo los futuros sectoriales que pueda tener comprados? ¿La entrada en EON se ha hecho a costa de reducir presencia en algún otro sector?

Seguiré aprovechando las caídas para ir comprando participaciones del European Quality.

Saludos cordiales