Josep Prats Orriols

(JPrats)

Gestor de Abante European Quality

Madrid. Madrid. ESPAÑA.

Comprar al competidor


Escrito 20 May

20 de mayo de 2015

Bayer y Monsanto han confirmado que están estudiando una posible compra de la segunda por parte de la primera. La compañía alemana y la norteamericana son, junto a la suiza Syngenta, las principales empresas agroquímicas del mundo. Syngenta está en pleno proceso de ser adquirida por la compañía china ChemChina, tras haber rechazado hace un año una oferta de compra por parte de Monsanto. Monsanto quería comprar a uno de sus dos principales competidores y ahora ve como le ocurre lo contrario, otro de sus principales competidores quiere comprarla.

El potencial de crecimiento del sector agroquímico es enorme. Y lo es porque el mundo avanza, porque cada año decenas de millones de personas salen de la pobreza y pasan a engrosar la clase media. Se trata de un negocio con unos márgenes holgados, con beneficios operativos próximos al 30% sobre ventas. Muy recurrentes, muy poco volátiles.Es, en consecuencia, un negocio por el que se pueden pagar múltiplos altos.

Si, además, uno puede financiar una parte importante de la operación emitiendo deuda, porque está poco apalancado y dispone de posibles financiadores a un coste realmente exiguo, puede pagar precios relativamente elevados por quedarse con el negocio de un competidor importante, que integrado en el propio, generará sinergias de costes que determinarán que el beneficio de los dos juntos sea mayor que el de los dos por separado.

Consulto los intereses que, a los actuales precios de mercado, pagan los bonos de Bayer y veo que, por ejemplo, un bono al que le faltan 7 años y medio para llegar a su vencimiento paga apenas un 0,6% anual. Voy a la web de Bayer y veo que ya tiene preparado el folleto de un programa de emisiones por 15.000 millones de euros. Y otro por 8.000 millones. Pendiente de utilizar. Si los utilizara plenamente podría contar con 23.000 millones de euros, inmediatamente, para financiar la compra de Monsanto. Para el resto (el valor bursátil actual de Monsanto es de unos 38.000 millones de euros), debería buscar financiación adicional. Es muy probable que si termina realizando una oferta por Monsanto, parte de la misma sea pagada en acciones. Pero si no es así, podría obtener, con toda probabilidad, financiación adicional en mercado. Evidentemente, a medida que incrementara su deuda se reduciría su actual rating (A), y se encarecería su bajísimo coste (muy inferior, por ejemplo, al del propio Reino de España). Pero podría pagar la totalidad de la compra con deuda sin perder un rating "investment" grade, y pagando unos intereses que, a largo plazo, difícilmente superarían el 2%. Si así lo hiciera, desde el primer día, la creación de valor para el accionista de Bayer, la mejora del beneficio por acción sería realmente notable. Aunque pagara una prima del 30% o del 40% sobre el actual precio bursátil de Monsanto, que ya ha aumentado en los últimos días a raíz de la noticia. Monsanto genera un beneficio operativo anual próximo a los 4.000 millones de euros. Pagar 50.000 o 60.000 millones por ella estaría plenamente justificado. Y si se hiciera plenamente con deuda, estaríamos mejorando el beneficio operativo de Bayer, sin haber emitido una sola acción, en casi 3.000 millones anuales, puesto que el gasto anual por intereses no se incrementaría mucho más allá de 1.000 millones.

No sé si finalmente se hará la operación. Obviamente, depende del precio que Bayer esté dispuesta a pagar. Pero con la disponibilidad de financiación a bajísimo coste, las posibilidades de operaciones corporativas aumentan. El precio de las acciones de Bayer cayó notablemente ayer. Realmente no ha presentado formalmente ninguna oferta que podamos enjuiciar. Pero la operación con Monsanto, si se hace a primas no muy elevadas sobre la cotización actual, no solo no resta valor, sino que lo suma. 

Josep

 


Comentarios