3 de febrero de 2013

El pasado viernes falté a mi cita con ustedes. El jueves un miembro activo de este foro, al que agradezco su atención, me solicitaba algún análisis sobre los resultadods de Banco Santander. El día siguiente publicaba resultados BBVA, y he esperado hasta hoy para comentar, de forma conjunta, los resultados de 2013 de ambos bancos españoles.

No voy a ser prolijo en la enumeración de cifras. Las he estudiado con cierto detalle y no nos dan grandes sorpresas si ya conocíamos las de los tres trimestres anteriores. La caída de las divisas iberoamericanas frente al euro, especialmente marcada en el cuarto trimestre de 2013 determina que en ambos casos, pero más en Santander, por la importancia de sus actividades en Brasil, lo que serían unos resultados operativos, antes de provisiones, prácticamente planos a tipo de cambio constante presenten cifras de crecimiento negativo de un dígito alto en euros.

La materia prima principal de los bancos son los depósitos y su principal producto elaborado, los préstamos. Al fin y al cabo, un banco no hace más que tomar dinero con una mano y prestarlo con la otra, cobrando un interés por lo segundo superior al que paga por lo pirmero. Tanto en BBVA como en Santander se ha confirmado la tendencia de estos años de crisis: intentar tomar más y prestar menos. Los depósitos de clientes aumentan un 6% en BBVA y se mantienen estables en Santander , mientras los créditos decrecen, un 2% en Santander y un 5% en BBVA. En ambos casos, la cifra total de depósitos se aproxima mucho a la de créditos, representando ya más de un 90%, por lo que el recurso a la financiación mayorista es limitado y no hace temer tensiones de liquidez.

La diferencia entre los intereses cobrados y los pagados, más las comisiones por los servicios prestados, son las fuentes ordinarias de ingresos de los bancos. Los dividendos de participadas y los resultados obtenidos en operaciones financieras complementan los ingresos netos básicos y nos proporcionan la cifra de margen bruto. En ambos casos, esta cifra registra variaciones muy moderadas. A tipos de cambio constantes aumenta un 2% en BBVA y disminuye un 2% en Santander. En euros, las caídas son del 2% y del 8% respectivamente. 

Tanto Santander como BBVA tienen unos gastos de explotación que representan aproximadamente la mitad del margen bruto. Exactamente la mitad el Santander (50%), y algo menos el BBVA (48%). 

Si todo el mundo pagara sus deudas, el beneficio antes de impuestos de Santander y BBVA equivaldría al margen neto, o diferencia entre margen bruto y gastos de explotación. Casi 20.000 millones de euros en Santander y 10.200 millones en BBVA.

Pero algunos prestatarios son insolventes. Por ello el margen neto debe ser minorado por las dotaciones para insolvencias, que se comen algo más de la mitad del margen (casi 11.000 millones de euros en Santander, casi 5.800 millones en BBVA). Estas dotaciones representan algo más del 1,6% del volumen total de créditos vivos en ambos casos. En términos históricos relativos son dotaciones muy altas. Lo normal en un ciclo largo es que las dotaciones por insolvencias representen un porcentaje sobre créditos de aproximadamente la mitad de la cifra de 2013. ¿Ha sido 2013 un año realmente tan malo de morosidad?¿O, por contra, se sigue reconociendo, de forma diferida, una morosidad generada claramente hace ya unos seis años, antes de la crisis? En mi opinión, más bien lo segundo.

Cuando los errores del pasado estén totalmente reconocidos, la cifra de beneficio neto de ambos bancos, cuando doten para insolvencias la mitad de lo que están dotando actualmente, aumentará de forma significativa. Y nos permitirá ver a Santander instalado en una cifra de beneficio neto atribuible a los accionistas de entre 6.000 y 7.000 millones de euros (frente a los 4.370 declarados en 2013) y a BBVA en una cifra próxima a los 4.500 millones de euros (frente a los 2.228 millones de este último año).

Lo que supone entre 10 y 12 veces su valor bursátil actual. No me parece un precio demasiado alto para una banca minorista que sabe hacer bien su trabajo.

Josep