16 de mayo de 2014

Ayer cayeron los principales índices bursátiles. El S&P 500 casi un 1%, el Euro Stoxx 50 casi un 1,5% y el Ibex 35 más del 2%. Y cuando algo así sucede siempre hay alguien que me pregunta qué ha pasado, qué dato, qué noticia hemos conocido que lo justifique. Repaso la sesión de ayer y veo que abríamos con ciertas ganancias, al compás de los rumores sobre filtraciones de detalles concretos de la futura intervención del BCE. Un poco más tarde salían los datos de crecimiento del PIB en la eurozona, mejores en Alemania, pero peores en Francia, y los índices cambiaban de signo. A medida que la sesión avanzaba el euro se debilitaba y perdía fuerza la tesis de una intervención decidida del BCE, ya que la fortaleza del euro era uno de los principales argumentos en favor de la misma. Después de comer abría Wall Street y caía un 1%. Aunque la caída acumulada desde los máximos históricos de hace dos días no alcanzaba el 2% podía ser la antesala de una marcada corrección que, de acuerdo con la sabiduría popular, es lógico que se produzca siempre que se alcanzan máximos. 

Mientras tanto las empresas cotizadas siguen vendiendo y ganando dinero, como es lógico que suceda cuando la economía mundial crece a más del 3% y distribuyen parte del beneficio generado a sus accionistas, con una rentabilidad por dividendo que duplica la de los bonos soberanos de alta calidad, 

El huerto cada vez es más grande, más son los agricultores, más las plantas y más los frutos recolectados. Pero ello no impide que cada día revoloteen o se arrastren sobre la plantación un sinnúmero de insectos. Moscas en busca de residuos, grillos altoparlantes, mosquitos chupópteros, chinches insidiosos y una cantidad no despreciable de cigarras y escarabajos, en especial, peloteros. También hay laboriosas hormiguitas y abejas polinizadoras. Y hasta hermosas mariposas y mariquitas. 

No todos los días son iguales. Dependiendo del tiempo que haga salen más a pasear unos u otros. Algunos días terminan con más frutas picadas y otros con más flores polinizadas. No podemos saber de antemano qué van a hacer tantos millones de insectos.

Los propietarios del huerto no le prestan demasiada atención a la acción de los insectos. Les preocupa mucho más lo que les digan los ingenieros agrónomos que la opinión de los entomólogos. Quizás por ello algunos se están reconvirtiendo en analistas bursátiles del intradía.

Josep