Josep Prats Orriols

(JPrats)

Gestor de Abante European Quality

Madrid. Madrid. ESPAÑA.

Fuentes de rentabilidad


Escrito 16 Oct 13

16 de octubre de 2013

La rentabilidad de un fondo depende, obviamente, de la elección de los activos que integran su cartera. La elección que suele ser más determinante en la obtención de la rentabilidad es la del tipo de activos en los que se invertirá. En mi caso, es clara: renta variable. La segunda decision relevante es el nivel de inversión, definido como porcentaje del patrimonio del fondo, que estará invertido en ese tipo de activos. En mi caso, puedo operar en un rango comprendido entre el 70% y el 140%. Y luego queda la tarea más laboriosa, y que suele ser determinante de la obtención de rentabilidades diferenciales con respecto a la categoría de activos en que se invierte y del nivel de inversión. No es otra que la elección de valores. Hay valores con mayor volatilidad, que suelen comportarse, en el corto plazo, mejor que el mercado cuando el mercado sube y peor que el mercado cuando el mercado baja. En el largo plazo, la beta (este multiplicador sobre la volatilidad media que cada valor presenta frente a su categoría de activos) no es la determinante del retorno. Lo son, obviamente, los resultados de las compañías, de tal manera que las que aumentan consistentemente y a buen ritmo sus beneficios terminan por procurar mejores rentabilidades para el inversor que las que no lo hacen. Y las hay de beta alta y de beta baja, tanto entre las perdedoras como entre las ganadoras. El acierto en la elección de valores que aporten rentabilidad diferencial frente al universo de inversión de activos comparables, suele conocerse en el argot de la industria como "generación de alfa".

Simplificando, la rentabilidad que obtiene un fondo, convencionalmente, puede dividirse en "rentabilidad beta" y "rentabilidad alfa". La rentabilidad beta sería la que provendría de aplicar un multiplicador a la rentabilidad del índice igual al multiplicador de volatilidad del fondo frente al índice. El diferencial de rentabilidad obtenido no explicable por el cálculo anterior sería la rentabilidad alfa.

El viernes se cumplirán cinco meses desde el nacimiento de Abante European Quality. La rentabilidad acumulada del fondo desde el inicio es del 13,6%, frente a un 6,6% obtenido durante el mismo período por el Euro Stoxx 50.

La volatilidad diaria del fondo ha sido del 1,17%, 1,1 veces la del índice , de un 1,05%. Por asunción de riesgo, medido por volatilidad, por beta, se explicaría una rentabilidad del 7,3% (6,6% de rentabilidad del índice x 1,1 de beta). La diferencia entre la rentabilidad total (13,6%) y la rentabilidad de mercado ajustada por beta (7,3%), sería la rentabilidad alfa. Así, el fondo habría generado un 6,3% de alfa en los primeros cinco meses.

Sé que tiene mucho más prestigio, y probablemente mérito, la obtención de rentabilidad alfa que la de rentabilidad beta. Pero no desprecien la segunda. A largo plazo es la principal fuente de rentabilidad. Porque, sin riesgo, sin volatilidad, no suele haber una gran recompensa.

En pocas palabras, hemos obtenido la mitad de la rentabilidad por asumir el riesgo de estar en bolsa, y la otra mitad por escoger bien en qué valores estamos.

Josep

 

 

 


Comentarios