Josep Prats Orriols

(JPrats)

Gestor de Abante European Quality

Madrid. Madrid. ESPAÑA.

Ganando tiempo


Escrito 4 Sep 14

4 de septiembre de 2014

Como tantos primeros jueves de mes, hoy toca Draghi. Los que siguen este blog conocerán ya la buena opinión que de tengo del presidente del BCE. Es una persona que conoce perfectamente la psicología de los agentes del mercado y sabe manejarlos con maestría. Y, como los buenos negociantes, lo hace sin poner un duro, sin gastar dinero, solo "enseñándolo". Salvó el euro con una frase lapidaria, ha conseguido bajar los tipos largos del mercado secundario de deuda soberana sin comprar bonos, y ha devaluado el euro desde 1,40$ a 1,31$ en apenas un trimestre con solo manifestar su preocupación por lo caro que estaba. 

No se le puede pedir más. Bueno, puestos a pedir podríamos pedirle que consiga que los bancos vuelvan a prestar dinero a las empresas y a las familias con algo más de alegría. En ello está, pero el último milagro de Draghi es de los que requiere cierto tiempo. Tiempo que está ganando, reunión tras reunión, conferencia de prensa tras conferencia de prensa, hasta que, a finales de este año se den las condiciones necesarias para la plena normalización de la actividad bancaria.

Que no son otras que una buena nota para la mayoría de grandes bancos de la zona euro en las pruebas de resistencia del BCE. Hasta que no queden dudas sobre su solvencia los bancos no tomarán más riesgos. Sobre esto nadie debería tener ninguna duda. Lo que no es tan seguro es que, una vez reconocida su solvencia, estén dispuestos a tomar mayor riesgo. Espero que sea así, y creo que Draghi espera lo mismo, ya que, al fin y al cabo,  para un banco prestar dinero es su negocio.

Paciencia y barajar. Probablemente hoy Draghi entretenga al mercado con algún detalle sobre el grado de avance (el último día nos dijo que había contratado un consultor...) en el diseño de un programa de titulización de activos que reúnan las características adecudadas para que el BCE, en un futuro, y solo si es necesario y conveniente, pueda adquirirlos. 

Con ello, y con el permiso de Ucrania, puede ser suficiente para llegar a final de año y confiar que, a partir de entonces, la normalización de la actividad bancaria nos permita, los primeros jueves de mes, ir a comer sin estar pendientes de las palabras de Draghi.

Josep

 

 

 

 

Comentarios (1)

5 Sep 14

Parece que no ha acertado en sus previsiones sobre lo que haría Draghi...