9 de enero de 2014

La crisis vino porque los bancos dieron demasiado crédito y se lo dieron a quienes no lo merecían. Durante la crisis han dejado de dar crédito, incluso a algunos que lo merecerían. No habremos superado la crisis hasta que los bancos no vuelvan a dar crédito, aunque sea solo a aquellos que lo merecen. Y, en la medida de lo posible, solo a estos. Cuando se lo den a aquellos que no lo merecen sabremos que están dando demasiado...

Pero para que los bancos presten la primera condición que debe darse es que tengan dinero para prestar. Dicho de otra forma, que alguien les preste primero dinero a ellos. Los bancos toman prestado dinero tanto de particulares como de instituciones. El dinero de los particulares suelen tomarlo vía depósitos o cuentas corrientes. El dinero de las instituciones suelen tomarlo vía bonos. Cuando se empieza a tomar dinero de los particulares vía bonos ( vendiéndoles, por ejemplo subordinadas o preferentes...), suele ser porque los que tendrían que comprar los bonos (los inversores institucionales) no están dispuestos a hacerlo. Cuando los institucionales dejan de comprar bonos, mala señal. Y viceversa.

Hasta hace bien poco los bancos, en especial los del sur del área euro, no han podido captar más dinero que el que los particulares les seguían prestando abriendo cuentas corrientes y depósitos. En el último año, tímidamente primero, y de forma más decidida en los últimos meses, los grandes bancos de la zona euro han empezado a emitir bonos y han podido colocarlos entre inversores institucionales.

Ahora mismo se está cerrando una operación muy significativa para la banca española. Bankia, uno de los que prestó mucho y a quienes no debía, anuncia su voluntad de emitir 500 millones de euros de deuda senior a 5 años a un 3,5% de interés anual. Abre el libro y hay demanda para 3.500 millones. Decide, a la vista de la aceptación, emitir no 500 como preveía, sino 1.000 millones de euros.

Emitir y que los institucionales te compren es la mejor prueba de stress. Esperemos que cuando entren en acción los contables del BCE las conclusiones que obtengan al analizar la salud de los bancos de la zona euro no desmientan el veredicto que los compradores de bonos emitidos por bancos españoles, italianos y franceses están dando.

Hace un año y medio el índice bancario de la zona euro cotizaba en 75 puntos. Hace medio año cotizaba en 100 puntos. Hoy cotiza por encima de 150 puntos. Cuando se termine el proceso de recuperación de confianza en la solvencia de los bancos de la zona euro y, a grandes rasgos, el sector vuelva a cotizar a valor en libros, el índice bancario se acercará a los 200 puntos.

Nuestra cartera está bien preparada para recorrer este camino

Josep