Josep Prats Orriols

(JPrats)

Gestor de Abante European Quality

Madrid. Madrid. ESPAÑA.

Inversores institucionales


Escrito 26 Sep 13

26 de septiembre de 2013

Antes de nada, les pido disculpas por haber faltado a mi cita diaria, sin previo aviso, en las dos últimas jornadas. Estuve de viaje, visitando a inversores institucionales, intentando convencerles de que pongan el dinero que administran en mi fondo. Pensé que podría sacar tiempo para escribir pero no fue posible. Intentar convencer a un inversor institucional, a un gestor de cuenta propia, de fondos de fondos o de carteras, de que tu fondo tiene algo distinto e interesante es una tarea que consume muchas energías. Espero que con provecho.

Siempre he dicho que la inversión en renta variable tiene solo dos grandes riesgos: la ignorancia y la impaciencia. La ignorancia del gestor y la impaciencia del inversor. Por mi parte intento disminuir el riesgo de la ignorancia invirtiendo solo en compañías que creo conocer. El riesgo de la impaciencia del inversor depende, principalmente, de los años de  bolsa que acumule. El que es lo bastante viejo como para haber superado un par de ciclos de euforia y pánico y sigue invirtiendo en bolsa suele tener más paciencia que el que no ha vivido dicha experiencia.  Por lo menos así suele ser en el caso del inversor particular. En el caso del inversor institucional no debería ser necesariamente así. Su experiencia debería ser no la personal sino la acumulada por la institución que representa. Así es en algunos casos, con gestores muy jóvenes perfectamente conscientes del largo plazo necesario para  que la inversión en renta variable asegure rendimientos óptimos. De todas formas, tengo que confesarles que, puestos a convencer a un inversor institucional de las bondades de invertir en bolsa, siemlpre pienso que tendré más posibilidades de éxito si mi interlocutor peina alguna cana.

Muchas veces, sobre todo  en entornos de mercado especialmente convulsos, la paciencia del inversor institucional no puede ser mantenida por la presión del cliente final, el que ha puesto el dinero que él administra. La clara identificación del perfil de riesgo del inversor final y del mix de inversiones (que se puede simplificar en porcentajes de renta variable y renta fija) realmente adecuado para el cliente es determinante para que el inversor institucional pueda realizar su trabajo de forma razonable. En este sentido creo que los fondos con un universo de inversión claramente definido son productos muy útiles para que el inversor institucional pueda cumplir, con garantías, su misión. Que es una misión bien difícil y sujeta a muchos riesgos. El principal quedarse en el análisis superficial que proporciona una retrospectiva de rentabilidades y volatilidades. Afortunadamente, de vez en cuando irrumpe con éxito en el mercado un Madoff, que obliga a los inversores institucionales a trabajar duro hasta conocer, de verdad, no digo qué activos, pero sí qué tipo de activos, tiene en todo momento el fondo que ha comprado.

Si para todo inversor, en mi opinión, toda transparencia es poca, para el que administra dinero ajeno, la exigencia es, si cabe superior. En este capítulo, créanme, no les fallaré.

Josep

 

 

Comentarios (2)

Aritzuki Insistir, persistir, resistir y nunca desistir

26 Sep 13

"Siempre he dicho que la inversión en renta variable tiene solo dos grandes riesgos: la ignorancia y la impaciencia. La ignorancia del gestor y la impaciencia del inversor". Me ha encantado esta frase. Espero que tengas suerte y todo salga bien! y aunque sé que no es fácil, mucha paciencia.

arturop https://foro.masdividendos.com/

26 Sep 13

¿Se ha planteado Vd. rechazar a algún inversor institucional (los pequeños imagino que no mueven la aguja) que invierte en su fondo por las razones equivocadas (para evitar el riesgo de que se salga en el peor momento)?