Josep Prats Orriols

(JPrats)

Gestor de Abante European Quality

Madrid. Madrid. ESPAÑA.

La clase media


Escrito 9 May 16

9 de mayo de 2016

La publicación del informe realizado por BBVA y el IVIE sobre la evolución de la clase media en España en lo que llevamos de siglo ha arrojado conclusiones no muy distintas de las que mostraba, hace unos meses, el publicado por el Pew Research Centre para la clase media norteamericana. Las metodologías de ambos informes no son totalmente coincidentes, y el español es mucho más completo. El concepto de clase media en el estudio BBVA-IVIE es más restringido que el del estudio de Pew Research. Los investigadores españoles incluyen en la clase media a todas aquellas familias con una renta comprendida entre tres cuartas partes y el doble de la mediana, mientras que los norteamericanos  amplían algo el espectro por la parte baja, que empieza en las dos terceras partes de la renta mediana. El estudio español considera como unidad de medida la renta disponible (después de impuestos directos), mientras que el norteamericano mide la renta bruta, antes de impuestos. Son diferencias de matiz, que no impiden mostrar una misma clara conclusión: una parte relevante de la población que se encontraba incluida en la clase media hace diez años se ha visto desplazada, en su mayoría hacia un estrato inferior y solo marginalmente hacia un estrato superior. Ambos estudios sitúan en la clase media un porcentaje de la población próximo al 50%, un porcentaje que hace diez años se acercaba al 60%, y hace treinta (en el caso americano, en el español no se ha observado) superaba los dos tercios. 

El estudio de BBVA-IVIE incluye además una estimación del valor económico percibido por las familias como consecuencia de la provisión gratuita por parte de los poderes públicos de los servicios de educación y sanidad, que aumenta de forma considerable la capacidad de gasto disponible para las familias. En el decil de renta disponible más baja, por ejemplo, el valor económico de los servicios de sanidad y educación supera los ingresos totales de la unidad familiar. Y en el conjunto de la mitad de la población con inferior renta, los servicios públicos aumentan en cerca de un 50% el nivel de renta disponible. El estado de bienestar atenúa así, de forma muy significativa, las diferencias en calidad de vida entre los distintos segmentos de población. 

La pérdida de empleo (pasar a la situación de paro, o cambiar trabajo a tiempo completo por empleo a tiempo parcial) es la principal causa de disminución del porcentaje de población incluido en la clase media, aunque también se muestra como un factor relevante la reducción de salarios. La diferencia de rentas entre el decil más alto de la muestra y el decil más bajo, aumenta de forma considerable, como también lo hace entre el decil más alto y la mediana y el decil más bajo y la mediana. La polarización de rentas es un hecho incontrovertido. Y, en mi modesta opinión, seguirá siéndolo, puesto que es una consecuencia lógica de la globalización. La disponibilidad ilimitada de mano de obra (las fábricas se trasladan a los lugares con sueldos más bajos, y los jóvenes de los países con sueldos más bajos están dispuestos a emigrar para prestar sus servicios a los países con sueldos más altos), lleva irremediablemente a ello.

¿Que haya polarización de rentas, que el porcentaje de población incluido en lo que se define estadísticamente como clase media disminuya, es malo? Hace cinco décadas, cuando yo nací, la proporción de la población que estaba incluida en la clase media, si la definimos como aquellos que tienen entre tres cuartos y el doble de la renta disponible mediana, no sería inferior a la  actual, probablemente fuese incluso algo superior, seguro que era más de la mitad de la población. Y estar incluido en esa franja no daba un ingreso suficiente como para tener coche, televisor, teléfono, vacaciones en la playa o ir a la universidad, algo de lo que solo disponía uno de cada diez hogares. Sí daba para comer todos los días, tener agua corriente y electricidad, cambiar de ropa con cierta periodicidad, estar escolarizado hasta los catorce o dieciséis años, ir de vez en cuando al cine y tener radio o motocicleta. Quien no tenía coche y ahora lo tiene, objetivamente ha progresado, pero quien habiendo pasado de permanecer todo el verano en su casa llegó a habituarse a pasar un par de semanas de vacaciones en un hotel de cuatro estrellas colindante con la playa y tras la crisis tiene que alojarse en un apartamento en segunda línea de mar, se siente muy decepcionado. 

El progreso material, como observadores externos, lo podemos medir en términos absolutos. Pero, personalmente, solemos medirlo en términos relativos. Si antes tenía más que el vecino y ahora tengo menos, he empeorado... Y si me bajan el sueldo, porque cada vez hay más gente, que viene del extranjero, dispuesta a trabajar por menos, y me suben los impuestos para poder pagar subsidios y servicios públicos a los mismos que están contribuyendo a que mi sueldo baje, tenemos el campo abonado para el populismo. ¿Es el estado de bienestar una herencia familiar, a distribuir entre los nacionales, o un fondo benéfico abierto a todo el mundo? Reflexiones y preguntas como las anteriores están ahí, guste o no guste. Que nadie se extrañe, pues, ante el aumento del populismo. Las tres propuestas estrella de Trump van en esa línea: freno a la inmigración, subida del salario mínimo, aumento de los impuestos a los más ricos. Evidentemente, si gana, las cumplirá o no en la medida en que las circunstancias lo aconsejen. Al fin y al cabo es un hombre de negocios y, por ello, un pragmático. Pero Trump, Le Pen, Syriza, Podemos, UKIP, Cinque Stelle, o las múltiples nuevas derechas e izquierdas alemanas, austríacas, en general, europeas, están ahí porque la globalización, siendo objetivamente positiva, subjetivamente resulta en muchos casos muy dolorosa.

Josep

 

 

 

 

 

Comentarios (10)

9 May 16

Gran Post Sr. Prats. Hay teóricos que empiezan a hablar ya de una
nueva geografía de la inteligencia, donde las oportunidades se
concentran en unos determinados clusters, en su mayoría urbanos. Es
posible. La atomización social forma parte de las realidades
incontrovertibles de nuestra época. Saber manejar esta tendencia va a
ser muy importante, tanto a nivel personal como colectivo y político. 


mistol Jubilado nacido el 4/2/45 y colaboro con el circuloeconomia.com y la Escola Europea de Humanitats de Barcelona, sobre ciencias humanas.

9 May 16

Gracias por el artículo . Mi tesis sobre el estudio del BBVA y el
IVIE es que vamos a peor en el sentido que la desigualdad aumenta cada
día más al pasar un 30% de la clase media a un estrato inferior. El
recorte del estado de bienestar hace que nos cueste más dinero
estudiar , la sanidad y demás ventajas sociales, al mismo tiempo que
los salarios son más bajos . A los jubilados, nos bajarán la pensión
en un 20% en pocos años y tendré mucho menos poder adquisitivo.


Con un sueldo de 5.000 € , no necesitaría el estado del bienestar ,
pero con un sueldo de 1.000 € sí lo necesito porque no podría pagar
sanidad ni educación, por poner un ejemplo.


9 May 16


@mistol


Es la primera vez que oigo a alguien afirmar que en España hay que
pagar, más allá de lo que se descuenta de la nómina y cotizaciones
empresariales, para acceder a la sanidad pública.


¡Cosas veredes, que farán fablar las piedras!


9 May 16

En general pienso que muchas personas se conforman con 400€ y sus
ñapas y no tienen mas ambicion, bien por pereza, comodidad, miedo a
embarcarse en un negocio y que vaya mal, "que emprendan otros y
que me contraten a mi", de ese modo la productividad total baja,
la competitividad baja y el talento busca entornos mas favorables,
exportamos talento e importamos... lo que importamos.


La clase media ve como inexorablemente sus posibilidades de ir
cambiando de empleo para mantener estatus, disminuyen.


Sin hablar de que muchas de las mejores mentes se van a lo publico y
al salario fijo.


Hasta que en España cambie el paradijma de que "empresario sea
igual a ladron explotador" y empecemos a entender que tenemos que
buscarnos la vida sin papa estado, una gran mayoria de la poblacion va
a ver como su modo de vida baja de año en año.


Doctor98 Un joven economista inversor loco

9 May 16

Ni problemas económicos coyunturales, ni los corruptos de turno, ni
banqueros con cuernos de diablo. El gran problema de España es
cultural y social. Hay decenas de gráficas que lo demuestran, por
ejemplo la tasa de abandono escolar. Un país con esas tasas está
condenado al desastre. Otro caso: el nivel de corrupción va muy ligado
con el nivel socioeconómico de un Estado, aquellos con buenos sistemas
políticos parece que les va mejor.


@Rudis tiene mucha razón en lo que aporta hablando de como la gente
busca un trabajo fijo, sin motivación y esa concepción ( yo diría que
casi marxista ) del empresario. 


9 May 16

@Doctor98, algun dia tengo que enterarme de que hacen los comunistas
con las personas que empiezan siendo, proletarios, obreros despues de
mucho trabajar y esforzarse se convierten en clase media y mas tarde
en millonarios, les quitan el carne de obreros o como lo gestionan?


Doctor98 Un joven economista inversor loco

9 May 16

@Rudis, te recomiendo leer Rebelión en la granja de Orwell.  De
rápida lectura y fuerte crítica al régimen comunista sovietico. Muy
buen libro.  Muestra que sucede con eses obreros listos que en el
comunismo prosperan, que al final vuelve ser todo igual y ellos son
los "humanos" que mandan 


9 May 16

@Doctor98 lo que si lei hace tiempo es "1984", tambien de
Orwell y a mi me recuerda mucho a Pablo Iglesias, de todas formas
"Rebelion en la granja" esta en la larga lista de libros a
leer, gracias por la recomendacion. 


10 May 16

Referente al comentario de @internesto y si es cierto todo  lo que
Roger comenta, es para irse y no volver nunca más.


Estamos en el pais idóneo para ser abandonado y no volver la vista atras.